menu Menu
Semillas de agroecología en Wirikuta
Renovando las Velas de la Vida a través de la Agroecología
By Diana Negrin Posted in Agricultura, Educación alternativa, Soberanía Alimentaria, Wirikuta, Wixárika on 11 enero, 2022 2 Comments
Mi Manifiesto: Hacia una política por la vida Previous Poder, Estado y capital: la soberbia es el eje Next

En la mañana del 31 de julio de 2021, un grupo de 40 personas se reunió en el ejido Las Margaritas en la tierra sagrada de Wirikuta, ubicado en el altiplano del Desierto Chihuahuense en el centro-norte de México. Campesinas y campesinos locales con sombreros de vaquero y gorras de béisbol se reunieron junto a jóvenes mujeres y hombres indígenas wixaritari que habían venido de sus comunidades en los estados occidentales de Jalisco y Nayarit. También hubo una docena de asistentes no locales y extranjeros que se encontraban en Las Margaritas o que habían echado raíces y establecido hogares y relaciones laborales en la región.

Todos habían venido a Las Margaritas para asistir a un taller intensivo gratuito de agroecología dirigido por Gerardo Ruiz Smith, un experto mexicano en agricultura regenerativa, y coordinado por el Centro de Investigación Wixárika como la primera piedra de un proyecto a largo plazo que busca restaurar y regenerar lo que muchos han venido a llamar el “jardín botánico” de Wirikuta.

To read this article in English click HERE

El experto en agricultura regenerativa Gerardo Ruiz Smith, a la derecha, es un apasionado de traer de vuelta especies clave como el mezquite gigante bajo el cual se encontraba el grupo mientras compartía historias y experiencia. (Foto de Diana Negrín)

Reunidos en un círculo con pan dulce y una taza de una bebida similar al café hecha con vainas de mezquite tostadas, los participantes del taller compartieron su intención de venir desde sus respectivos hogares y ranchos para conocer las formas en que el mezquite, el agave y las milpas integradas agroecológicas pueden regenerar suelos degradados y revitalizar la economía local. Las y los campesinos compartieron su deseo de construir tierras de cultivo más saludables frente a la invasión de proyectos agroindustriales a gran escala en todo el Altiplano Potosino.

Más sobre el innovador trabajo de Gerardo Ruiz aquí:

A pesar de la contundente desaceleración de la vida de muchas personas en todo el planeta debido a la pandemia, los megaproyectos sin duda han encontrado la manera de mantenerse en marcha. Si bien la minería transnacional se ha mantenido como la amenaza más visible en esta región, una multiplicidad de proyectos agropecuarios industriales han brotado por los diversos rincones del Altiplano, trayendo consigo un cambio drástico al uso de suelo y las tensiones sociales que lo acompañan. Si bien los tratos políticos y comerciales de estas empresas intentan permanecer opacos, uno puede encontrar una variedad de pistas en el paisaje.

En una noche despejada se pueden ver las luces rojas parpadeantes del parque eólico construido por Enel Green Power de Italia en el municipio suroeste de Charcas. Los grandes aerogeneradores metálicos son parte de una estrategia que marca la energía eólica como un mecanismo amigable con el medio ambiente para reducir los costos de energía en gran medida para corporaciones como WalMart, Cemex y otras. Al amanecer, también se pueden ver los múltiples invernaderos esparcidos por los paisajes y los torbellinos de polvo que se forman cuando se desmonta la naturaleza endémica para el próximo cultivo.

Más de Diana Negrin sobre la situación de Wirikuta:

Al otro lado del valle desértico, en los municipios de Catorce y Vanegas, se encuentran las dos granjas industriales de Huevos San Juan. Millones de pollos, decenas de millones de huevos y decenas de miles de cerdos ahora se crían y sacrifican en uno de los desiertos con mayor biodiversidad del mundo. Los escombros de las vidas y muertes de estos animales se trasladan luego a otra parcela de tierra deforestada a unos pocos kilómetros de distancia, lo que atrae una creciente plaga de moscas que se acumulan alrededor de los desechos fétidos y ahora inundan las casas de los residentes locales. Se puede ver a los jornaleros, muchos de ellos hombres jóvenes o niños, en pequeñas camionetas que los transportan a la red de invernaderos, mientras que Huevos San Juan ha construido viviendas para trabajadores y una iglesia en sus instalaciones amuralladas y cercadas.

Participantes del taller se reunen alrededor de la sombra del mesquite más viejo de la milpa modelo antes de plantar 160 brotes de mesquite. Foto por Diana Negrin

Sin duda, entre los culpables globales del cambio climático están las corporaciones transnacionales mineras y agroindustriales, los vertederos de desechos tóxicos asociados, los proyectos de desvío de agua y una industria de energía renovable sustentada en la extracción masiva de minerales. A medida que los tonos verdes y marrones naturales dan paso a estructuras metálicas, las comunidades locales se encuentran entre la espada y la pared. La pobreza arraigada y la reducción de la producción agrícola obligan a muchos a trabajar para estas industrias, arrendar sus tierras a estas corporaciones o migrar para encontrar trabajo en fábricas, minas u hogares de élite.

A pesar y debido a estas dificultades, muchos residentes locales y extranjeros se han mantenido firmes en su visión de Wirikuta como un oasis biocultural vivo. Ven el potencial para evitar una mayor destrucción a través del poder de las prácticas restaurativas y la articulación entre los campesinos locales, las raíces ancestrales de las tradiciones agrícolas y espirituales wixáritari, y la solidaridad de una sociedad civil que puede ayudar a entretejer el conocimiento ambiental nuevo y ancestral.

Los miembros del equipo que coordinaron el taller del Centro de Investigación Wixárika se reúnen en el pozo de agua Las Ánimas para celebrar el taller del día anterior. (Cortesía de Diana Negrín)

De hecho, el 7 de diciembre, el recién fundado Comité para la Defensa del Agua y Tierra de Catorce convenció exitosamente a Manuel Romo—el magnate industrial mexicano propietario de PROAN y Huevos San Juan—para detener y desistir definitivamente del vertedero de desechos y excretas en el municipio de Catorce.

Estas oportunidades de colaboración estuvieron al frente y al centro de nuestro taller de julio, ya que nuevos y viejos amigos intercambiaron sus conocimientos ambientales y mejores prácticas con la intención de compartir estrategias que mantengan un equilibrio entre los humanos y el medio ambiente. Pasamos de nuestra introducción al aroma del café de mezquite en el centro comunitario, a una milpa unos pocos kilómetros en el denso desierto, donde se discutió en detalle la absorción y retención de agua, el manejo agroecológico de cultivos y la fertilidad del suelo.

Esta milpa, a tiro de piedra del lugar sagrado de Nuestro Hermano Mayor Venado, Tamatsi Kauyuamarie, es la primera milpa donde Gerardo Ruiz y Eduardo Guzmán (mestizos) junto con Carlos Carrillo (wixárika) realizaron un levantamiento topográfico con dron para diseñar e implementar un sistema agroforestal de cultivo en callejones con 160 árboles de mezquite y 160 agaves intercalados entre franjas de maíz y frijol.

Participantes del taller de pie en la milpa modelo con el lugar sagrado de Tamatsi Kauyumarie, El Bernalejo, al fondo.
Foto de Joaquin Urrutia

Este primer paso aborda directamente la necesidad, a menudo tácita, de reforestar esta región con una especie endémica como el mezquite, que puede proporcionar sombra y retención de agua, forraje de alta calidad para los animales de pastoreo, alimentos ricos en nutrientes y madera. Durante los próximos años, nuestro equipo continuará monitoreando y trabajando esta milpa, mientras identifica nuevas milpas que puedan convertirse en sistemas agroforestales diversificados utilizando estas importantes especies endémicas.

Más sobre la larga lucha para defender Wirikuta:

Como fundamento de esta iniciativa está la creencia de que no podemos proteger completamente la biodiversidad de un área como Wirikuta sin tomar en consideración los aspectos culturales y económicos de la protección y restauración del ecosistema. La percepción epistémica y el conocimiento empírico de los campesinos locales y el pueblo wixárika son totalmente complementarios en su enfoque biocultural de esta geografía semiárida.

Como tal, el proyecto agroecológico del Centro de Investigación Wixárika propone coordinar una red de practicantes, académicos, autoridades tradicionales, activistas locales y líderes religiosos para intercambiar conocimientos, construir lazos y consolidar actividades de pequeña producción. Esta energía renovada llega después de diez años de formación de coaliciones y los éxitos y fracasos de esfuerzos anteriores para proteger a Wirikuta de la minería y crear alternativas económicas. Con lecciones aprendidas y un sentido de urgencia compartido, creemos que el Altiplano-Wirikuta puede convertirse en una incubadora para la restauración ambiental y la revitalización económica basada en un intercambio cultural y una red económica arraigada en la solidaridad, la sostenibilidad y la equidad.

Después de compartir varias horas bajo el sol de julio, nos amontonamos en las camionetas junto con las niñas y los perros que acompañaron las actividades del día. Una ejidataria llamada Ángeles, que vende pomadas, jugos naturales y conservas, preparó el delicioso platillo local de mole y sopa de borrego. Saboreamos la comida con tortillas de mezquite y maíz, cuyo tono café oscuro y sabor dulce nos sorprendieron a todos.

Con nuestros estómagos llenos, pasamos a un salón donde Gerardo Ruiz nos mostró imágenes de iniciativas agroecológicas en otros lugares. Su énfasis siguió en el glorioso mezquite, desde las cosechas tradicionales que mantienen las mujeres Comca’ac de Sonora hasta la codiciada miel de kiave (mezquite) de Hawai’i. El entusiasmo no disminuyó cuando los participantes discutieron los costos y beneficios de la producción y los nuevos mercados de consumo.

Antes de finalizar el taller, los y las participantes tuvimos la oportunidad de conocer una técnica innovadora para transformar pencas de agave podadas en un ensilaje de alta calidad, que puede ser utilizado como alimento para animales durante la temporada seca. Usando un pequeño molino portátil con gasolina, algunos de los participantes ayudaron a triturar las pencas grandes en pedazos pequeños; este material fue posteriormente empacado y sellado en baldes de 5 galones para iniciar el proceso de fermentación de un mes.

Esa noche, me senté con algunos de los participantes locales, los organizadores y la juventud wixáritari, la mayoría de los cuales nunca antes habían venido a este lugar de peregrinación ancestral. Hicimos más comida, compartimos un brindis y dimos voz a nuestras fantasías alrededor de la fogata por lo que podría ser posible si sosteníamos las semillas que habíamos plantado en este último día de julio de 2021.

Un canto repetido a menudo del movimiento para proteger este lugar sagrado me vino a la mente mientras nos preparábamos para despedirnos.

Wirikuta se ama y se defiende.

Gerardo Ruiz, al centro. Foto de Diana Negrin

*Si te gusta esta historia y deseas aprender más sobre nuestro proyecto de agroecología, visita nuestra propuesta completa para nuestra programación 2022 y considera apoyar este proyecto con una donación monetaria al Centro de Investigación Wixárika, suscríbete a nuestro boletín o únete a nuestras páginas de Facebook, Centro de Investigación Wixárika y Wixarika Cultural Survival.

Diana Negrín es geógrafa, escritora y profesora que trabaja entre México y Estados Unidos. El trabajo multidisciplinario de Negrín se enfoca en la intersección de la justicia social, la ecología, las artes y la cultura. Negrín ayuda a administrar el Centro de Investigación Wixarika, una organización sin fines de lucro dedicada a apoyar la autonomía Wixarika y preservar su arte y cultura. Para obtener más información, visite @geo.grafiando y @diana_negrin.

Últimas entradas de Diana Negrin (ver todo)

agricultura regenerativa Gerardo Ruiz Wirikuta


Previous Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancel Publicar comentario

  1. Felicidades a Diana y a todos los participantes por este hermoso proyecto y por su voluntad de defender el territorio sagrado.
    Me hubiera gustado vivir estos momentos con ustedes!… Gracias.