menu Menu
De Cuentas a Semillas en el Centro Huichol
Institución de 40 años enfrenta la pandemia y la recesión económica con permacultura e ingenio
By Tracy L. Barnett Posted in Covid-19, Pueblos Indígenas, Wixárika on 23 mayo, 2021 0 Comments
Los mapuches revitalizan la economía indígena 'azul' en Chile Previous La Esperanza es el Antídoto Next

La nominación al Premio Nobel de la Paz del año pasado parecía el momento en el que Susana Valadez había trabajado durante toda su vida. El fundador del Centro Huichol para la Supervivencia Cultural había pasado las últimas cuatro décadas tejiendo con esmerado cuidado los componentes de una organización que proporcionó al pueblo wixárika empleo y capacitación culturalmente relevantes, un salvavidas en tiempos de crisis, una escuela archivo etnográfico del arte visionario y documentación cultural de Wixárika, y un sitio de capacitación en permacultura en cuatro acres de tierra. Una comunidad vibrante había crecido alrededor del Centro en la ciudad de Huejuquilla El Alto, Jalisco. Lo único que les faltaba era dinero.

Susana Valadez es entrevistada por un reportero del Canal 24 Zacatecas en el Museo Zacatecano. Valadez recibió decenas de entrevistas después de la nominación al Premio Nobel de la Paz (Cortesía / Centro Huichol)

La nominación al Nobel parecía un regalo del cielo perfectamente sincronizado. La esperanza de Susana era que este reconocimiento pudiera aprovecharse en un apoyo continuo al Centro para que pudiera centrar su atención en organizar la enorme cantidad de información antropológica acumulada a lo largo de los años en los archivos, con el sueño de crear un museo interactivo de Wixárkia, y empezar a pensar sobre escribir sus memorias.

Irónicamente, mientras estaba ocupada atendiendo la nominación Nobel, viajando y dando entrevistas, y abriendo nuevas oportunidades de apoyo, Susana decidió renunciar a la principal fuente de financiación del Centro Huichol: la comercialización de arte y joyería en ferias de arte, espectáculos emergentes y galerías. Tomó la difícil decisión de alejarse de su sala de exposiciones en la lejana ciudad costera de Sayulita, Nayarit, y de su popular restaurante Blue Corn Mama y de la adyacente Tanana Gallery of Wixárika Art.

Native Media Network – Presentación en Xanadu Gallery en Santa Fe, julio de 2019

Hasta ahora, la apuesta no ha dado los frutos necesarios para sostener las múltiples operaciones del Centro Huichol, y la crisis ya comenzaba a manifestarse cuando llegó el Covid-19. Ahora que el flujo de ingresos por la venta de sus productos se ha agotado, el Centro Huichol para la Supervivencia Cultural está luchando por su propia supervivencia, y esta institución de 40 años está en espera mientras Susana paga a su personal con lo único que tiene para regalar: legumbres de la finca de permacultura del Centro Huichol y pescado de sus abundantes estanques de tilapia.

Ahora Susana está luchando por la supervivencia inmediata de su comunidad y tratando de desarrollar una estrategia para el Centro Huichol en un mundo post-Covid. Está lanzando una campaña en Patreon y se está preparando para pedirle al mundo que la ayude, en primer lugar, para ayudar a alimentar a las muchas personas en su comunidad que quedaron sin empleo, y luego para crear un modelo replicable basado en el éxito de la permacultura del Centro Huichol para que las familias de todo el pueblo Wixárika puedan alcanzar un grado de soberanía alimentaria y resiliencia durante esta crisis y las que seguro seguirán. “De coser abalorios a sembrar semillas” es el lema, una adaptación del que usó en los primeros días del Centro Huichol: Transformar las manos del campo en manos creativas … artesanías, no folletos.

Para su sorpresa, Susana se ha encontrado a sí misma cerrando el círculo. Gracias al Centro Huichol, tres generaciones de familias Wixárika han podido ganarse la vida dignamente en sus hogares en la Sierra elaborando joyas de abalorios y esculturas inspiradas en su cosmovisión, en lugar de migrar a las zonas costeras lejanas para trabajar en los tóxicos campos de tabaco. Pero ahora ha llegado el momento de volver a sus raíces agrícolas, pero de una manera soberana, saludable y culturalmente apropiada.

Aquí está Susana en las trincheras:

La cocina de Susana Valadez ganó críticas muy favorables en su popular restaurante Blue Corn Mama en Sayulita. Ahora cocina la cosecha de su finca de permacultura para su comunidad del Centro Huichol. (Cortesía / Centro Huichol)

Tracy: ¿Puedes contarme un poco sobre lo que está sucediendo allí en la Sierra con la llegada del Covid-19?

Susana: La pandemia mundial está bombardeando al pueblo y la cultura Wixárika con una avalancha de catástrofes que están teniendo un efecto dominó en esta población ya vulnerable. A pesar de que hasta el momento no se han reportado casos en la región, sus líneas de vida económicas que dependen del mundo exterior se han cortado y están sacudiendo el barco hasta el punto de que todo el barco puede hundirse.

En la Galería Tanana: Susana Valadez, izquierda, con su hijo, el reconocido pintor de hilos Cilau Valadez, con una de sus creaciones (Cortesía / Centro Huichol)

A medida que los flujos de ingresos se agotaron repentinamente para los artistas, músicos, educadores, exhibidores culturales, ceremonialistas y otros que han trabajado tan duro durante tantos años para mantenerse a flote y traer dinero a las comunidades empobrecidas, las ondas en el estanque están afectando todos los aspectos de la vida de los Wixárika. No fue hace mucho tiempo que la economía Wixárika se basaba en el trueque, pero debido a la intrusión de la cultura dominante en su forma de vida tradicional, su economía de comercio de maíz se vio obligada a hacer la transición a una economía de efectivo. A lo largo de los años, crearon una economía arraigada en la venta de sus artesanías nativas a las personas que visitaban sus comunidades o para venderlas en ubicaciones de marketing nacionales y globales, por lo que han llegado a depender de la afluencia de dinero del exterior.

Miguel Carrillo, uno de los miembros de la junta directiva del Centro Huichol, ayuda a vender el arte en la Feria de Maestros en el Lago de Chapala (Cortesía / Centro Huichol)

Su dilema es que ahora que todo está cerrado a nivel local, regional e internacional, no hay ingresos y la reactivación de su economía de trueque requiere un excedente de cosas para comerciar que son inexistentes. Los resultados de este castillo de naipes que se desmorona se pueden ver de inmediato en la escasez de alimentos, el cierre de las pocas tiendas de comestibles de la comunidad, la falta de dinero para pagar cosas como gasolina, electricidad, emergencias médicas, internet, gas para cocinar, jabón, artículos de higiene personal y todas las cosas de las que han llegado a depender que vienen del mundo exterior a sus comunidades remotas.

Esto también está afectando la vida ceremonial de los Wixárika porque para cumplir con sus obligaciones rituales con sus creadores, se les exige que vayan a la caza sagrada del venado, que realicen ceremonias y que viajen a sitios lejanos para dejar ofrendas. No pueden cumplir con sus deberes sagrados si no tienen dinero para pagar la gasolina y los viajes. La gravedad de esta crisis amenaza con socavar el núcleo central de la vida espiritual Wixárika.

Para esta antigua tribu en el mundo moderno, los efectos de no tener dinero para las personas que tienen teléfonos celulares o computadoras para tener acceso a Internet los está impactando de muchas maneras. Primero, está impidiendo su capacidad de comunicación intra-tribal entre Wixárikas en comunidades distantes. Están aislados unos de otros cerca y lejos, lo que impacta a toda la nación Wixárika. Ahora tienen poca comunicación con sus representantes legales que los representan en la lucha de décadas para proteger sus sitios sagrados de las compañías mineras y otras industrias que están devastando los sitios y tradiciones sagrados Wixárika.

Tampoco tienen acceso a sus clientes y tiendas en el mundo exterior. Muchos habían planeado exhibiciones y eventos que ahora están en espera. Pero la peor parte de la falta de Internet es el efecto nefasto en la educación de los jóvenes Wixárika. Las escuelas están cerradas y el gobierno requiere que los estudiantes hagan sus lecciones en línea usando computadoras o teléfonos celulares, ninguno de los cuales es accesible para la mayoría de las familias de Wixárika. Esta paradoja ha provocado que los estudiantes suspendan el año escolar y ha causado a muchos de ellos tanto estrés y desilusión que han decidido no regresar a la escuela. Ha desanimado a toda una generación de estudiantes de todas las edades y ha asestado un duro golpe a los padres que han trabajado tan duro para proporcionar una educación a sus hijos.

(Cortesía / Centro Huichol)

Muchas de las personas que se han creado un medio de vida en el mundo exterior están regresando tristemente a sus comunidades porque ya no pueden pagar el costo de vida en las ciudades. Inherente a su regreso a su remoto hogar existe la posibilidad de que puedan ser portadores del virus e infectar involuntariamente a las personas de la comunidad.

Es poco probable que se aplique la cuarentena cuando alguien regresa, dado que gran parte de la vida de los Wixárika se centra en la vida comunitaria, el virus podría propagarse como un incendio forestal. El aislamiento social de las personas enfermas es prácticamente imposible porque la mayoría de las familias viven en espacios compartidos sin un lugar para separar a las personas infectadas y sin capacitación para que los cuidadores se protejan.

El lavado frecuente de manos y ropa tampoco es una opción para muchas familias que no tienen dinero para comprar jabón y donde hay escasez de agua. Esto se ve agravado por la ausencia de atención médica e instalaciones en sus comunidades, lo que significa que si surgen casos deben viajar a las ciudades para recibir atención hospitalaria. Esto es virtualmente imposible porque, nuevamente, no hay dinero para pagar la gasolina para el largo viaje. Incluso si pudieran hacer el viaje, los familiares que los acompañan no pueden mantenerse en las ciudades. Además, no pueden permitirse comprar medicamentos y exámenes que no están disponibles en las instalaciones de salud pública debido a la escasez.

Marcelino Robles, uno de los líderes de los centros ceremoniales de la región de Santa Catarina. El Centro Huichol distribuye alimentos y artículos personales a las personas que pasan…
”Un poco de jabón, mucha esperanza”. (Cortesía / Centro Huichol)

Tracy: ¿Cuál ha sido la respuesta del Centro Huichol a la crisis del Covid-19 y qué ha podido hacer, dado que el presupuesto básicamente se ha ido?

Susana: Durante décadas, esta fundación benéfica se ha mantenido firme frente a los efectos adversos de la desnutrición y los problemas de inmunidad. Pero las fuerzas inexorables de la pobreza que amenazan la resistencia de estos pueblos ancestrales originales y sus formas profundamente espirituales se están acercando rápidamente al “punto de no retorno”. Los guardianes de esta sabiduría indígena revelan los mensajes de los Creadores y orientan a cada nueva generación con las historias orales y las prácticas sagradas que se transmiten en las ceremonias. Son las personas de la medicina que llevan lecciones para que toda la humanidad aprenda, especialmente ahora.

Pero las voces de los guardianes de la tradición se están desvaneciendo rápidamente en ecos del pasado. Las nuevas reglas en el mundo de Covid-19 están al acecho en el horizonte de una nueva era, y a medida que se convierten en la nueva normalidad, estas fuerzas están empujando hacia adelante las manecillas del reloj de la extinción Wixárika. Por lo tanto, nuestra determinación de hacer lo que sea necesario para resistir, para superar el calamitoso tic-tac de esta cultura milenaria única y hermosa, pesa mucho sobre nosotros. Oramos para que la sólida infraestructura que hemos establecido meticulosamente durante décadas nos brinde los medios para vencer los desafíos de vida o muerte que enfrentamos ahora.

Un equipo reducido de personal y participantes del Centro Huichol desde hace mucho tiempo, incluidos maestros, personal administrativo, artistas, cocineros, personal de mantenimiento y jardineros, y otros, todavía se presenta como voluntario, a pesar de la pérdida de sus salarios. Son plenamente conscientes de cómo el impacto económico de la pandemia de coronavirus nos ha llevado a todos a un territorio desconocido y se han unido para ayudar a navegar los rápidos.

El gerente del jardín del Centro Huichol, Ernesto Montellano, enseña a los lugareños a aprovechar los recursos a su disposición, incluida la basura. (Foto de Anne Menke)

El sistema de generación de ingresos del Centro Huichol dependía de la comercialización del arte y la joyería elaborados por nuestros artistas altamente calificados. Ese sistema se ha derrumbado y con él, nuestra economía. Eso significa que el Centro Huichol ya no está en condiciones de apoyar los proyectos que dieron sustento a tantas familias y estudiantes. Lamentablemente, muchos de nuestros programas de hace décadas se han suspendido indefinidamente.

Pero hay un programa que es nuestra gracia salvadora: el sitio de demostración de permacultura, que enseña a las personas cómo cultivar sus propios alimentos, requiere una financiación mínima y todavía está en funcionamiento.

El Sitio de Demostración de Permacultura del Centro Huichol, establecido en 2010, está compitiendo contra el tiempo para alimentar a las familias Wixárika en crisis. Tememos que es muy probable que una hambruna por coronavirus eventualmente nos golpee como un tsunami. Nuestras técnicas ecológicas para crear huertos, huertos y granjas orgánicos sostenibles servirán como un amortiguador que se necesita con urgencia en los próximos meses. Durante años hemos estado enseñando permacultura a adultos y niños y otras prácticas agrícolas de bajo costo que coexisten con sus relaciones tradicionales con el espíritu de la tierra. Las eco-tecnologías que se practican en este centro de aprendizaje comunitario incluyen la conservación del agua, la cría de pequeños animales, la acuaponia, los huertos orgánicos, el banco de semillas, el compostaje, la regeneración del suelo, el cultivo de lombrices y mucho más.

Para evitar los efectos potencialmente catastróficos de Covid-19, es de suma importancia que el Centro Huichol se concentre en plantar muchos más jardines, cultivos y árboles frutales para aumentar significativamente la producción de alimentos. En el proceso, hemos pasado de “coser cuentas a sembrar semillas”. Ahora se acerca la temporada de lluvias y debemos acelerar la creación de los jardines de emergencia que ahora están en marcha. Con la ayuda del Centro Huichol, los proveedores familiares ahora están cultivando alimentos orgánicos saludables para evitar el hambre, mantener a sus familias y fortalecer sus inmunidades hasta que puedan recuperarse del golpe devastador a su autosuficiencia económica.

La expansión de la producción de alimentos en la granja con más jardines, campos y estanques de peces producirá alimentos y estimulará el crecimiento económico de esta población necesitada. Al hacer esto, estamos creando un excelente ejemplo de soberanía alimentaria, además de crear nuevas fuentes de ingresos para reemplazar lo que se ha perdido: los excedentes de la granja a la mesa se pueden almacenar, intercambiar o vender.

Para lograr esto, el Centro Huichol está utilizando su infraestructura existente para expandir el proyecto del jardín de emergencia, pero para hacerlo, literalmente se requerirá “capital inicial” para despegar y sostenerlo hasta que eche raíces. Las donaciones nos permitirán comprar semillas, mangueras de riego, herramientas de jardinería, estiércol para el abono, alimento para animales y peces, gasolina para camiones de jardinería y para bombear agua, salarios para el personal de jardinería y dinero para pagar las facturas mensuales (es decir, electricidad, teléfono , internet, alquileres, etc.).

Además, el equipo del Centro Huichol se ofrece como voluntario en los jardines a cambio de comida. Ahora que no reciben salarios, también se necesitan fondos para subsidiar la compra de alimentos básicos en las tiendas, así como para ayudarlos a pagar el alquiler y las facturas mensuales.

Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para mantener nuestras puertas abiertas y estar al servicio de la gente Wixárika. Estamos agradecidos por todos en nuestra comunidad y los múltiples recursos que tenemos. No hay duda de que el pueblo Wixárika superará esto, ya que su cultura resiliente ha logrado sobrevivir frente a las implacables amenazas que les han sucedido en el pasado. Las generaciones futuras de descendientes Wixárika estarán mucho mejor preparadas para mantenerse firmes mientras plantan semillas de esperanza para el futuro de la humanidad.

Rosy Valadez, la hija de Susana, distribuye cuentas gratis a los artistas para que puedan crear un arsenal de arte y joyas para vender en el futuro (Cortesía / Centro Huichol)

Tracy: ¿Estos últimos meses te han enseñado algunas cosas sobre la necesidad de hacer el centro más sostenible y al pueblo más soberano?

Susana: Definitivamente. A decir verdad, me ha aterrorizado que todo se derrumbe. Pero lo que he llegado a ver es que somos una organización que ha resistido contra toda la adversidad y las probabilidades en nuestra contra durante décadas, entonces, ¿por qué rendirse ahora?

El Centro Huichol ha hecho tanto con tan poco financiamiento que el hecho de que el mundo esté al borde del colapso económico no significa que ahora estemos de acuerdo en marchitarnos y morir en la vid. Por el contrario, ahora es un buen momento para que analicemos lo que hemos estado haciendo bien todos estos años, y cómo podemos construir y recalibrar esas estrategias para trabajar por el Centro Huichol y el pueblo Wixárika en los mejores y peores tiempos, con o sin dinero.

Una vez a la semana, los productos de la huerta y la granja están listos para su distribución a los voluntarios del Centro Huichol.
(Cortesía / Centro Huichol)

Debemos romper nuestra dependencia del estilo de vida pre-pandémico y volvernos tan autónomos y autosuficientes como sea posible, viviendo fuera de la red, tal como lo ha estado haciendo la mayoría de la gente Wixárika hasta hace muy poco. Nuestro mejor recurso para lograr este objetivo en este momento es el trabajo de base de la permacultura que hemos estado implementando durante décadas, donde la sabiduría y las prioridades de la Madre Naturaleza nos guían en el camino a seguir y comenzamos a volver a imaginar nuestra nueva identidad.

Angélica Valadez brinda apoyo financiero y suministros para los peyoteros. (Cortesía / Centro Huichol)

Tracy: ¿Te han enseñado algo más?

Susana: Nuestra capacidad de recuperación está siendo puesta a prueba en este momento, y nuestra capacidad para pensar fuera de la caja y sacarnos a nosotros mismos y a los demás de la depresión nos guiará a todos en el camino hacia la recuperación. Se nos recuerda que todos tenemos el poder, como individuos y como comunidades, de transformar incluso las peores circunstancias en oportunidades, donde nos comprometemos a trabajar juntos para reinventarnos y establecer nuevas prioridades. Y estamos viendo que estas son las formas en que creamos comunidades soberanas sostenibles muy necesarias.

Esta pandemia mundial es un llamado muy fuerte para todos los terrícolas para compartir un terreno común y trabajar juntos para encontrar oportunidades para crear un nuevo paradigma de vida en nuestro planeta en peligro. En otras palabras, el Centro Huichol no está solo en nuestra lucha por prevalecer en estos tiempos convulsos.

Todos estamos juntos en esto, por lo que también podemos unir fuerzas y asociarnos con otras personas y organizaciones de todo el mundo que comparten nuestra visión de la fuerza en los números y los poderes espirituales que todos poseemos para mejorar las cosas.

Esta es la lección más importante que hasta ahora se destaca del resto. Para unirnos en el espíritu de sanación de la Madre Tierra, debemos ser los que iluminemos el camino a través del oscuro abismo de incertidumbre que se cierne sobre el futuro de todos nosotros.

Obtenga más información sobre el Centro Huichol para la Supervivencia Cultural aquí y sobre la campaña Patreon de Susana, “De coser cuentas a sembrar semillas”, aquí. Y luego siga leyendo para la segunda parte de esta serie de cinco partes extraídas de las próximas memorias de Susana. (Lea la historia de fondo aquí: De Sunset Strip a la Sierra Madre a una nominación al Nobel)

Centro Huichol para la Supervivencia Cultural Huichol Permacultura Susana Valdez Wixarika


Previous Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancel Publicar comentario