menu Menu
Tejiendo un Salvavidas en Tierras Zapotecas
La pandemia de COVID-19 ha afectado a comunidades de todo México. Pero una red de artesanos indígenas está encontrando una manera de sobrevivir durante la cuarentena.
By Tracy L. Barnett Posted in Empoderamiento Económico, Mexico, Pueblos Indígenas on 23 julio, 2020 0 Comments
Campesinos le arruinan la fiesta a Monsanto Previous Un Poquito de Gandhi en Oaxaca Next

En lo alto de la sierra sur del estado mexicano de Oaxaca, un innovador negocio sin fines de lucro inspirado en Mohandas Gandhi está ayudando a las familias indígenas zapotecas a sortear la tormenta económica que el COVID-19 ha traído al campo mexicano.

San Sebastián Río Hondo, un pueblo zapoteca de las tierras altas como muchos otros, ha complementado tradicionalmente su forma de vida agraria a través de la industria de la lana. Famoso por su rica tradición de textiles indígenas tejidos a mano, Oaxaca, sin embargo, ha pasado por tiempos difíciles, junto con la mayoría de las zonas rurales de México, en parte debido a las políticas que promueven la urbanización y socavan la forma de vida rural tradicional.

Read this article in English here.

En San Sebastián, las dificultades han sido severas: de acuerdo con el censo del 2010, el 55% de la población vivía en la pobreza extrema, más de un tercio no había completado la escuela primaria y más de dos tercios no tenían educación secundaria. El desempleo continúa siendo alto, lo que obliga a una alta tasa de migración fuera del estado y fuera de México. Entre las mujeres, las oportunidades laborales eran prácticamente inexistentes.

Este fue el contexto en el que nació Eliseo “Cheo” Ramírez. En la época de sus padres y abuelos, los aldeanos pastaban ovejas y ayudaban a cubrir los gastos haciendo textiles de lana. Sin embargo, en los años setenta y ochenta, el gobierno mexicano inició un programa para plantar pinos para obtener madera, y los pastos y los bosques nativos comenzaron a reducirse. La industria comenzó a producir hilos sintéticos baratos. El hilado y el tejido, que alguna vez fueron básicos en todos los hogares, fueron quedando a un lado. Los hijos de tejedores y granjeros comenzaron a dirigirse al norte para trabajar en los Estados Unidos como empacadores de carne y trabajadores agrícolas migrantes.

Los Ramírez, familia cofundadora de Khadi Oaxaca. En el sentido de las agujas del reloj desde el centro: Eliseo “Cheo”, Giovani, Diana y Felipa. Foto de Tracy L. Barnett.
La familia Ramírez montando un telar de pedales en su ranchería, Río San José. Foto de Marcos Brown.

Las perspectivas de empleo de Ramírez eran tan sombrías que partió de su hogar en 2006 a los 16 años hacia Estados Unidos, cruzó el desierto de Sonora y casi muere de sed. La experiencia resultó tan traumática que nunca volvió a intentarlo. Ahora con 32 años, tiene buenas razones para quedarse en casa: es el director de operaciones y jefe de ventas de Khadi Oaxaca, una empresa textil sin fines de lucro que va de la granja a la ropa, con el objetivo de regenerar el estilo de vida de la aldea de una manera sostenible. Ya no alberga ilusiones de un sueño americano; su sueño hoy en día es ayudar a generar oportunidades que mantengan a más de su gente en casa con sus familias.

Khadi Oaxaca sigue lo que se conoce como el modelo económico Gandhiano de tres maneras: se enfoca en producir empleo remunerado para muchos en lugar de grandes ganancias para unos pocos; se esfuerza por construir la autonomía local y la resiliencia a nivel de aldea, incorporando un suplemento en efectivo que respalde la vida agraria tradicional; y sigue la estrategia Gandhiana de hacer ropa desde cero, con trabajadores hilando su propio hilo de algodón cultivado orgánicamente. Y ahora, con el inicio de la pandemia de COVID-19 que hace que los trabajos se agoten en todas partes, este hilo elaborado a mano se ha convertido en un salvavidas para la economía local.

Los Brown-Attars, familia cofundadora de Khadi Oaxaca, disfrutan de un paseo por el bosque cerca de San Sebastián. De izquierda a derecha, Kalindi Attar, Leila y Mark “Marcos” Brown. Foto de Carolin Saage.

Khadi Oaxaca es una creación del hijo de un empresario estadounidense educado en México, Mark “Marcos” Brown, y su esposa, Kalindi Attar. Brown había viajado a San Sebastián cuando era adolescente en 1974 y desarrolló una relación de por vida con el pueblo. Más tarde pasó un tiempo en India, donde aprendió sobre khadi, una tela hilada a mano que se convirtió en la piedra angular del movimiento de independencia de India. Vivió durante dos años en el ashram de Gandhi, estudió con uno de los últimos discípulos vivos de Mahatma, y ​​aprendió cómo el movimiento satyagraha de Gandhi utilizó el khadi como un signo de orgullo nacional indio y resistencia a las prácticas de explotación de la industria de la ropa británica.

Mientras Brown estudiaba el movimiento de Gandhi, las conexiones con la derrochadora industria global de la “moda rápida” se hicieron evidentes rápidamente, la forma en que ésta contaminó el planeta y degradando la vida de millones de trabajadores de maquiladoras. Prometió vivir sus valores, aprender a hilar y tejer, hacer su propia ropa y pensar en las formas en que khadi podría servir a las personas afectadas por la pobreza en el campo de Oaxaca que había llegado a amar.

Entonces, cuando Brown regresó a San Sebastián en 2010, trajo consigo una charkha o rueca Gandhiana, y un plan. Menos del 1% del mercado de hilo estaba hilado a mano en ese momento, un contraste dramático con su primera visita en la década de 1970, cuando muchas familias elaboraban su propio hilo de lana. En 2010, un kilogramo de hilo, la cantidad por mes que los hogares promedio pueden girar en sus momentos libres, se vendía por solo 400 pesos, alrededor de USD $18, demasiado poco como para incentivar la práctica del hilado.

Eugemia Velázquez, una de las 350 hiladoras de Khadi Oaxaca, comienza quitando las semillas del algodón. Luego lo encarda y lo enrolla en carretes pequeños, llamados puni. Foto de Tracy L. Barnett
Eugemia Velázquez tardó casi un año en aprender a hilar, pero ahora que lo ha conseguido, le encanta. “Es una tarea encantadora”, dice ella. “No sé por qué me tomó tanto tiempo”. Ella dice que el trabajo estable y los ingresos garantizados la han liberado de la ansiedad y le permiten comprar las cosas que sus hijos necesitan. Foto de Tracy L. Barnett.

“Gandhi diría que hay que crear un estándar de hilo, como solía ser el estándar de oro”, dice Brown. “La idea de un estándar es que una mujer puede hilar y realmente sobrevivir con ese oficio; ella puede ganar lo suficiente para que su familia viva y satisfaga sus necesidades básicas. ¿Te imaginas, trabajar hilando, y que el estándar pueda satisfacer tus necesidades básicas de supervivencia, te saque del hambre? ¿Y que eso te dé una sensación de seguridad y bienestar?”

Brown puso al carpintero del pueblo a trabajar duplicando el charkha. Encontró un suministro de algodón orgánico y comenzó a enseñarle al joven Ramírez y a su esposa, Felipa, cómo hilar. Brown luego puso a Ramírez a cargo, y pronto un equipo de 20 mujeres, en su mayoría abuelas, estaban hilando, una afiliación libre de negocios domésticos que ahora ven su trabajo convertido en una variedad de textiles que se venden en todo México y Estados Unidos. Los ingresos vuelven a los hilanderos, tejedores, bordadores y otros artesanos que trabajan en la aldea, y a los productores de algodón que compran en la costa.

Remigio Mestas, un artista textil zapoteco, emprendedor y promotor cultural en Oaxaca que trabaja para revivir las tradiciones textiles indígenas, acordó comprar todo el hilo que producían las mujeres, que suministraba a los tejedores que venden en sus tiendas. Ese fue el comienzo de un negocio que ahora, una década después, ayuda a mantener a casi 500 personas en la aldea, incluidos los cultivadores de algodón, hilanderos, diseñadores de ropa y comercializadores.

FOTO 6 – Hilo colgando para secar y esperando el siguiente paso: teñir con tintes naturales hechos a mano con plantas del entorno. Foto de Tracy L. Barnett.

“Es un proyecto muy interesante y loable”, dijo Mestas. “Podría ser un ejemplo para muchos; si se extendiera, podría solucionar nuestros problemas de desempleo y hambre en el campo “.

Mestas también conectó al grupo con Margaret MacSems, quien cofundó un proyecto con agricultores mixtecos en la costa donde trabajan para revivir la producción nativa de algodón coyuchi. MacSems eventualmente se uniría al equipo Khadi Oaxaca, convirtiéndose en directora de sostenibilidad, conectando así la empresa con los agricultores de coyuchi. Mestas también puso a Brown en contacto con los maestros que entrenaron a Ramírez y otros sobre cómo tejer con el telar vertical y cómo trabajar con tintes naturales.

Hilo teñido en Khadi Oaxaca. El Índigo tiene una rica historia y fue muy apreciado por muchas culturas; es uno de los tintes más antiguos de la humanidad y una de las dos únicas fuentes naturales de azul verdadero. Foto de Miguel Polo / Khadi Oaxaca.
Al teñir con el “oro azul” de Oaxaca, el proceso de abanico / ventilación es importante porque si el oxígeno no penetra completamente en el hilo, no queda pintado de azul. Foto de Miguel Polo / Khadi Oaxaca.

El equipo ha podido aumentar la tasa de pago de 400 pesos por kilo de hilo hecho a mano a 1.500 pesos, o casi $70 en dólares de hoy, un estándar que marca una diferencia significativa en la economía de una aldea. El hilo se ha convertido en la base de una industria artesanal, que ahora emplea a 350 hiladores.

En los últimos años, Khadi Oaxaca había visto un crecimiento exponencial en las ventas. Attar, como diseñadora principal, y Ramírez asistieron a exposiciones de moda, donde les sorprendió la forma en que la gente reaccionaba ante sus exhibiciones. “Pasaban junto a los mejores diseñadores y se detenían en nuestro pequeño puesto”, dijo Attar. “Ha sido sorprendente para mí la forma en que la gente ha respondido. Parece que hacer cada parte del proceso a mano es una cualidad muy atractiva para las personas “.

“Como (Gandhi) siempre diría, cuando hablamos de economía de la aldea, si proviene de un lugar de no violencia, de una economía verdaderamente sagrada, entonces no necesitas ningún comercialismo; no es necesario comercializar lo que tiene su esencia y su comienzo en la bondad “, dijo Brown.

Ahora, sin embargo, la pandemia ha cerrado no solo las exposiciones sino toda la industria turística mexicana, que es lo que atrae a los compradores a las boutiques de destinos turísticos en todo México que presentan los productos únicos de Khadi Oaxaca. Esto puso a prueba el modelo del grupo. Se está tejiendo menos tela, y Khadi no está almacenando prendas terminadas, está reduciendo el trabajo para las costureras, cosedoras y bordadoras, y el personal central del grupo tomó un recorte salarial para reducir el impacto económico en los artesanos. Solo el hilado no se ha reducido; más bien, Khadi ha expandido su lista de hilanderos por 100 personas.

Parte de lo que hace que las prendas Khadi sean tan atractivas y cómodas es la irregularidad del hilo hilado a mano y los colores vibrantes de los tintes naturales. Foto de Tracy L. Barnett.

La compañía rápidamente comenzó a expandir su presencia en línea. Ramírez comenzó a publicar fotos de las prendas en existencia en una cuenta de Instagram ya activa, y comenzaron a llegar pedidos desde los Estados Unidos. Las ventas en línea aumentaron de un promedio de $1,300 USD por mes antes de la pandemia a $6,500 en mayo. Y las ventas internacionales se dispararon del 5% del total antes del brote al 60% ahora, principalmente de los Estados Unidos, dijo MacSems.

Todo ese crecimiento se produjo a través de la cuenta de Instagram de Khadi, que no es un portal de ventas. Los próximos proyectos son un catálogo en línea y un carrito de compras en el sitio web de la compañía, y trabajar para expandir su presencia en otras redes sociales.

A pesar de los recortes, 20 familias se mantienen tejiendo telas con telares verticales, padres como Juvenal García, que solía pasar sus días cortando madera para los bosques de pinos en la región, y Carlos Vargas, que solía viajar a los Estados Unidos para trabajos de jardinería estacional. Incluso si hubieran querido irse de casa, la pandemia cerró esas opciones; pero ambos dijeron que prefieren quedarse en casa y trabajar con sus familias.

Claudia Ramírez Vargas, la única mujer que se unió al equipo de tejedoras de telares, se turna con su esposo, Juvenal, un leñador que ha hecho la transición a tejedor. Foto de Tracy L. Barnett.

La mayor parte de la operación, sin embargo, sigue siendo el hilado. La red de hilanderos ahora se extiende mucho más allá de San Sebastián hacia las rancherías, los pequeños asentamientos rurales donde las familias aún viven en la forma agraria tradicional.

Para Eugemia Velázquez de 38 años, madre de seis hijos, Khadi le ha proporcionado un grado de dignidad y comodidad que antes era impensable. Antes de comenzar a hilar para Khadi, Velázquez era una artesana de la lana como su madre y su abuela; tejía pequeños sombreros, muñecas y servilletas para tortillas, y cada dos semanas los dejaba con los vendedores ambulantes en la ciudad vecina, quienes le pagaban un pequeño anticipo y luego pagarían el resto si las piezas se vendían. Pero a veces, ninguna se vendía, lo que hacía que la situación económica de su familia fuera precaria.

En estos días, Velázquez se ha contentado sabiendo que puede entregar una libra de hilo cada dos semanas y ganar lo suficiente para comprarle a sus hijos útiles escolares y otros artículos que no puede fabricar o cultivar ella misma.

Las ventas se duplicaron en Khadi de 2018 a 2019, y eso sin siquiera concentrarse en las ventas en línea. Esto ha sido posible, dijo Brown, en parte porque las personas están dispuestas a pagar el costo real para producir productos fabricados de manera ética y regenerativa, y también porque Khadi Oaxaca ha podido recibir subvenciones de fundaciones privadas en los Estados Unidos.

El inventario de la granja a la ropa de Khadi Oaxaca abarca desde blusas bordadas hasta ponchos, pantalones y bolsos. Foto de Tracy L. Barnett.
Patrones zapotecas tradicionales, y originales, de la colección de diseño Khadi Oaxaca. Foto de Tracy L. Barnett.

Basado en el crecimiento de las ventas antes del brote de COVID-19, el negocio estaba en camino a ser independiente de los fondos de la subvención a mediados de 2022; ahora eso es menos seguro, dijo MacSems. Las ventas totales se han desplomado un 56% desde febrero. Pero dijo que es optimista, dado el potencial de las ventas en línea y el creciente interés en este tipo de proyecto. Mientras tanto, durante la pandemia, la producción de hilos se ha duplicado, y algunas familias dicen que es su única fuente de ingresos. La subvención ha permitido que Khadi Oaxaca continúe comprando el hilo que se ha convertido en un pilar para las familias locales.

“Lo que hemos descubierto es que es posible cuidar cada aspecto de la cadena de suministro, tener en cuenta la ecología, capacitar a las comunidades locales y crear textiles increíblemente hermosos”, dijo Attar. “El COVID nos ayuda dolorosamente a nivel mundial a despertar al hecho de que nuestra Tierra está sufriendo; todos somos interdependientes. Nuestro objetivo es ser modelo y vivir el cambio que queremos ver en el mundo. Que podamos buscar grandes almas como Mahatma Gandhi en busca de inspiración ”.

Lea la historia de fondo sobre Khadi Oaxaca desde la perspectiva del cofundador Marcos Brown en “Un Poquito de Gandhi en Oaxaca“, y esté atento a las historias más inspiradoras del equipo Khadi Oaxaca. Obtenga más información sobre Khadi Oaxaca, compre su ropa en su página web, o sígalos en Instagram o Facebook.

Este artículo fue traducido por Angélica Almazán, coeditora de El Proyecto Esperanza. Apareció por primera vez en Yes! Magazine, una publicación independiente sin fines de lucro de soluciones periodísticas.

ecofashion Kalindi Attar Khadi Oaxaca Marcos Brown moda ética Mohandas Gandhi movimiento Khadi satyagrahi sustainable fashion


Previous Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancel Publicar comentario