menu Menu
'El cóndor y el águila' alzan el vuelo
La película épica recorre un movimiento continental.
By Linda Etchart Posted in Cambio Climático, Pueblos Indígenas on 28 mayo, 2020 7 Comments
En Vivo con el Centro Indigena Huichol Previous Líderes Lakota desafían la orden de eliminar los puntos de control Covid-19 Next

Desde las arenas bituminosas de Alberta, Canadá (arenas de alquitrán), hasta los campos petroleros de Texas, hasta la Amazonía ecuatoriana, ‘El cóndor y el águila’ cuenta la historia de la lucha colectiva de los pueblos indígenas de América del Norte y del Sur en su lucha por preservar sus comunidades y para proteger la Tierra del cambio climático. A los directores les llevó cinco años terminar la película, que se estrenó en el Festival de Cine de Woodstock en el estado de Nueva York en octubre de 2019. También es una historia de solidaridad entre las mujeres indígenas de las Américas, ya que se han unido para proteger a las mujeres de los Primeras Pueblos (Indígenas originarios del norte del continente) de explotación y violencia.

Este largometraje de 2019 fue dirigido y producido por Clement Guerra, un gerente de marketing internacional francés de 37 años que trabaja en Londres, y su esposa alemana Sophie. La pareja dejó sus cómodas carreras en Europa y tomó sus ahorros para vivir en una autocaravana y pasó cinco años documentando el movimiento de justicia climática dirigido por indígenas.

Hay miles de tuberías en los Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, dos oleoductos, entre otros, han captado un amplio interés público: el oleoducto KXL (desde las arenas bituminosas de Alberta hasta Houston) y el oleoducto TransMountain (desde las arenas bituminosas hasta Vancouver, para enviar a China y al mercado asiático). Las tuberías hicieron que las personas y las comunidades se dieran cuenta de que están igualmente afectadas por los riesgos ambientales. Las grandes organizaciones ambientales como 350.org han hecho su tarea de detener el KXL, y la resistencia del oleoducto se ha convertido en un emblema dentro del movimiento ambiental en los últimos años. Los movimientos de la sociedad civil contra esos dos oleoductos energizaron la sorprendente movilización en Standing Rock.

En esta entrevista exclusiva, la autora británica Linda Etchart habla con Clement sobre la realización de la película y las formas en que el proyecto ha creado vínculos entre las comunidades indígenas de todo el continente americano. La entrevista ha sido actualizada y editada para mayor claridad.

Visite el sitio web de ‘El cóndor y el águila’ (The Condor & The Eagle) para encontrar los próximos eventos mientras el equipo de impacto social se prepara para el lanzamiento en línea el día 1 de julio (pre-ordenar aquí)

¿Puedes decirme qué te dio la idea para la película?

Tanto Sophie como yo somos de marketing y salud. No teníamos la intención de producir un largometraje. Queríamos utilizar nuestros medios y herramientas de organización comunitaria para apoyar el movimiento de justicia climática y facilitar las alianzas regionales e internacionales. Después de dos años de viajar por el continente americano, hicimos 12 videos cortos centralizando los problemas ambientales. En seis meses, nos dimos cuenta de que se necesitaba contar una historia más grande al mundo.

Cuando retrocedimos, nos dimos cuenta de que los puntos estaban conectados y que estas historias cortas, aparentemente aisladas, se unieron orgánicamente en un formato de película. ‘El cóndor y el águila’ es nuestro primer documental de larga duración: ya ha sido seleccionado por más de 50 festivales de cine en América del Norte y ha ganado 12 premios, incluido el mejor documental en el Festival Internacional de Cine Red Nation en Beverly Hills. La película se estrenó en el Woodstock Film Festival en el estado de Nueva York en octubre de 2019.

Bryan Parras, izquierda, y Clement Guerra recibiendo un premio en el Festival de Cine de la Nación Roja

¿Me pueden contar más sobre ustedes?

Claro, soy francés y codirigí la película con Sophie, mi esposa, que es alemana. Vivimos en Alemania con nuestros dos hermosos bebés. Necesitamos cinco años para terminar esta película, desde el desarrollo hasta la filmación, la producción y la postproducción, antes de presentarla en el festival de cine de Woodstock.

Teníamos varias opciones: Sophie estudiaba farmacia y yo era gerente de marketing internacional en Londres. Podríamos habernos establecido en una vida cómoda de clase media, pero sabíamos cómo los países occidentales trataban el medio ambiente y estábamos interesados en aprender más sobre esto, especialmente sobre lo que estaba sucediendo en los EE. UU., Porque habíamos escuchado sobre destrucción ecológica allí. Así que tomamos nuestros ahorros, volamos a través del océano y llegamos a Washington, DC. Habíamos escuchado sobre una reunión de la Alianza de los Vaqueros e Indios, donde el opresor y los oprimidos se unirían y unirían sus esfuerzos para exponer la destrucción que tiene lugar resultado de la colocación de oleoductos.

Rápidamente nos dimos cuenta de que este era el comienzo del movimiento global de justicia climática. Fue en el momento del oleoducto Keystone XL. Las tuberías están dañando el medio ambiente, pero también afectan a las comunidades, como lo han hecho en Canadá y en Houston, Texas. Comenzamos a educarnos sobre temas globales y cómo el tema de las tuberías estaba uniendo a personas de todo tipo de antecedentes, y también cómo se unían los pueblos nativos y los hijos de los colonizadores.

Pelícano volando más allá de una refinería de petróleo en Texas City.

Las compañías energéticas están planeando activamente triplicar la producción de arenas bituminosas canadienses (el proyecto industrial más grande del mundo) en los próximos años, lo que significaría “Jaque mate” para el cambio climático. Tal aumento en la producción es posible si las tuberías planificadas se permiten y construyen en los Estados Unidos y Canadá. El movimiento del oleoducto es en gran medida el origen del movimiento global de justicia climática. Nuestros cuatro protagonistas viven junto a las rutas de los oleoductos y han desempeñado papeles clave en la lucha contra los mismos.

Sabíamos que teníamos que mirar la situación en Houston, la parte más vulnerable de la bestia y una de las capitales energéticas del mundo. Intentamos contactar a Bryan Parras, cofundador del grupo pionero de justicia ambiental Texas Environmental Justice Advocacy Services (TEJAS), y ahora encabezamos la campaña de Texas Beyond Dirty Fuels del Sierra Club. Nos quedamos en Houston por un tiempo, investigando, y luego nos mudamos al Área de la Bahía en San Francisco.

Encontramos la situación muy interesante allí. Muchas comunidades que estaban en la primera línea del desarrollo industrial estaban empezando a trabajar juntas para desafiar a las refinerías que intentaban obtener los permisos especiales necesarios para recibir petróleo de las arenas bituminosas. Entonces nos dimos cuenta de que el problema de las arenas alquitranadas era mucho mayor de lo que habíamos imaginado anteriormente. Comenzamos a entrevistar y filmar a las comunidades afectadas, y armamos un cortometraje. Recibimos buenos comentarios iniciales; A la gente le gustó, así que decidimos seguir viajando y apoyar a las comunidades locales con nuestro trabajo en los medios.

Nos enteramos de una reunión interesante que tiene lugar en Canadá: La caminata de sanación de arenas alquitranadas, que se planeó para rodear las industrias cerca de Fort McMurray, Alberta, una ciudad del norte de Canadá que ha desempeñado un papel importante en el desarrollo de las arenas petrolíferas de Athabasca.

Solo vivíamos en una pequeña autocaravana, así que condujimos las aproximadamente 1,609 kms para llegar allí. Ahí es donde finalmente nos encontramos con Bryan Parras, a quien terminaríamos siguiendo de regreso a su casa en Houston en el otro extremo de la tubería planificada de arenas alquitranadas. También hicimos otra conexión importante: Melina Laboucan-Massimo, miembro de la Primera Nación Cree de Lubicon y uno de los organizadores de la Caminata de Sanación (Healing Walk). No había podido asistir a la caminata, pero la acompañamos y nos reunimos con ella para una primera entrevista. Luego nos invitó a participar en una reunión comunitaria en memoria de su hermana que había sido asesinada un año antes.

Casey Camp-Horinek y Melina Laboucan-Massimo liderando la Marcha de la gente por el Clima en Nueva York.

Fuimos testigos de los problemas de salud de los residentes locales: un número inusualmente alto había desarrollado problemas respiratorios crónicos y cánceres y padecía enfermedades sociales como el desempleo y el alcoholismo. También vimos la contaminación causada por la industria en la ciudad de Fort McMurray, donde viven miles de trabajadores petroleros. Todos estos eran trabajadores migrantes de otras regiones, sin apego a la tierra, y estaban malgastando el buen dinero que ganaban.

Luego volamos sobre el área y nos adentramos en el bosque boreal que rodea Fort McMurray, pasando dos semanas en la comunidad remota de Fort Chipewyan. Esta comunidad captó la atención de los medios de comunicación debido a la alta tasa de mortalidad y los muchos casos de cáncer que ocurren allí.

Visitar a las personas de estas comunidades nos ayudó a comprender el impacto de la industria en las comunidades que viven río abajo y sufren los efluentes tóxicos de la extracción de arenas bituminosas.

¿Cómo decidiste a dónde ir desde Alberta?

Mientras trabajábamos en Alberta, Melina nos hizo saber que se estaba organizando algo grande en Nueva York, la Marcha de la gente por el Clima(1), y nos aconsejó que fuéramos. Volamos a Nueva York y no sabíamos qué esperar. Nos sorprendimos cuando medio millón de personas caminaron por las calles de Manhattan, marchando por la justicia climática. Cuando nos dimos cuenta de que Melina estaba liderando el camino, en la primera fila de la marcha junto con el carismático líder Ponca Casey Camp Horinek y otras mujeres indígenas del Norte y del Sur, entendimos que nuestra historia era mucho más grande de lo que inicialmente habíamos pensado. Literalmente, ¡las mujeres indígenas del norte y del sur estaban liderando el camino!

Nota del traductor: la Marcha de la Gente por el Clima (The Peoples’ March for Climate) fue una enorme manifestación popular llevada a cabo en el año 2014 y se repitió en 2015 en NY y otras ciudades del planeta como acciones previas a la reunión de COP21 en Paris..

Marcha por el clima de los pueblos liderados por los indígenas, Nueva York, 2014

Quedamos muy impresionados por el hecho de que impusieron un gran respeto en ese mitin masivo. También en la primera fila había varias mujeres de Ecuador: la líder ambiental mundial Patricia Gualinga, de la comunidad amazónica ecuatoriana Sarayaku Kichwa, y Gloria Ushigua, líder de la comunidad Sápara, entre otras. Y fue entonces cuando comencé a escuchar a Patricia, quien decía que el Norte Global y el Sur Global tenían que unir sus manos y también establecer contacto con los movimientos por los Derechos de la Naturaleza y los desafíos legales de las comunidades indígenas a la extracción de minerales en sus tierras.

Fue en este evento histórico que las mujeres indígenas del norte se reunieron con mujeres líderes indígenas del sur e iniciaron relaciones y comenzaron a establecer una comunicación, que se convertiría en relaciones duraderas en los años venideros. Este evento proporcionaría ideas y conexiones que continúan guiándonos hasta el día de hoy.

Después de Nueva York, viajamos a Houston y trabajamos con Bryan.

Clement y Sophie con su autocaravana

Entiendo que Houston también jugó un papel importante en la película. ¿Puedes hablar un poco más sobre eso?

Houston es la capital mundial de la energía y desempeña un papel clave en todo el sistema de petróleo y gas. Houston refina el petróleo procedente de todo el país y, de hecho, desempeñaría un papel clave en el refinado y el envío del petróleo proveniente de las arenas bituminosas, derivado por el oleoducto KXL. Nuestros dos protagonistas principales son Bryan y Melina porque cada uno vive en los extremos opuestos de la cadena de destrucción: Melina en la región de las arenas alquitranadas, donde extraen este combustible fósil extremo; y Bryan en Houston, donde refinan y envían las arenas bituminosas procedentes de Alberta. Así es como América del Norte está conectada de alguna manera, por las tuberías que transportan este lodo desde el norte de Canadá hasta el Golfo de México.

Este problema de la tubería es clave, porque si las tuberías (KXL, Transcontinental Pipeline, etc.) están permitidas y construidas, eso significaría un triple aumento en la producción de arenas alquitranadas, lo que significaría “Jaque Mate” para el clima, ya que la extracción de alquitrán de arenas produce tres veces más CO2 que el petróleo tradicional.
Luego nos dirigimos a Ponca, Oklahoma, donde nos encontramos y trabajamos con Casey Camp Horinek.

Casey Camp-Horinek en la reunión de Vaqueros e Indios en Washington, D.C.

¿Puedes hablar sobre tu conexión con Casey y explicar el papel de la gente de Ponca en todo esto?

Al principio, Casey era reacia a tener dos europeos blancos y privilegiados que contaran la historia de los pueblos indígenas; Ella nos dijo que toda su vida se había dedicado a empoderar a su propia gente para que pudieran aprender a hablar por sí mismos. Pero cuando compartimos con ella nuestra intención de hacer una película sobre la importancia de crear alianzas entre el Norte Global y el Sur Global, ella comenzó a tomar nuestro proyecto en serio, ya que era exactamente en lo que estaba trabajando en ese momento.

Le dijimos que habíamos estado viajando en nuestra autocaravana durante muchos meses, de comunidad en comunidad, y que nuestros corazones nos dijeron que fuéramos a Sudamérica. Luego nos dijo que también había estado orando para que eso sucediera. Ella nos dio su bendición y nuestra película se puso en marcha.

Así que estábamos en marcha . Lideramos una exitosa campaña de “crowdfunding”, que nos permitió recaudar fondos para apoyar las alianzas que estaban teniendo lugar entre el Norte y el Sur. Casey y los otros líderes que terminaron siendo nuestros protagonistas ya estaban desarrollando asociaciones con comunidades que viven en la Amazonía. No interferimos; solo recaudamos el apoyo financiero para las iniciativas ya existentes para viajar al Amazonas y consolidar alianzas allí. Casey planeaba unirse a nosotros en el viaje, pero tuvo que cancelar en el último minuto porque un amigo cercano acababa de sufrir una tragedia.

Así que logramos recaudar fondos para cubrir los gastos de cuatro de nuestros protagonistas, que volaron por separado a sus comunidades en la selva amazónica de Ecuador y Perú. Por razones prácticas, logramos filmar la sección peruana cerca de la frontera ecuatoriana.

Así es como organizamos nuestra historia a través del viaje de nuestros protagonistas desde América del Norte hasta la selva tropical sudamericana para construir alianzas significativas en el Sur.

Codirectora Sophie Guerra en el norte de Canadá, en la comunidad de Fort Chipewyan

¿Puedes hablar sobre el enfoque que tomaste en el proceso de filmación en sí?

‘El cóndor y el águila’ aborda cuestiones complejas en numerosas regiones de las Américas, cuestiones a las que la mayoría de la audiencia podría ser ajena. La película evita las técnicas documentales tradicionales de entrevistas y voces en “off”; en cambio, la historia se cuenta a través del desarrollo de la acción y las interacciones entre los personajes; Si bien no fue fácil de crear, definitivamente fue gratificante. El documental permite a las comunidades indígenas e impactadas hablar en sus propias voces, a diferencia de la mayoría de las películas documentales de justicia social. Dirigir una película sobre la resistencia de base no tiene que ser condescendiente siempre que construyamos una historia basada en el viaje emocional de las personas “normales” que se esfuerzan por alcanzar sus metas personales. Nuestro programa tuvo que dejar a un lado la mayor parte de la política al tejer una historia de fuerza interior y valor inspirador.

¿Podría contarnos qué sucedió cuando llegó a Ecuador y cuándo y cómo entrevistó a la gente de Sarayaku-Kichwa? ¿Por qué es importante Ecuador en tu trabajo?

En primer lugar, ¿podríamos hablar un poco sobre el espíritu de la selva tropical? Es algo que los blancos que van allí no entienden fácilmente. En los movimientos de justicia climática y ambiental se suele decir que las personas no defenderán algo que no sienten. ¿Por qué defenderías algo que no amas o de lo que no tienes experiencia personal? Así que tratamos de sumergir a los protagonistas y al público en esta magia, para que pudieran comprenderla .

Gabi Aguilar, fundadora de Los Yapas, proyecto de reforestación en Ecuador

En la cultura Sarayaku-Kichwa, tienen una filosofía llamada kawsak sacha, “el bosque vivo”, lo que significa que el bosque no es solo un montón de árboles, animales o insectos; Es más que eso, es el espíritu del bosque lo que contribuye al equilibrio del mundo natural. Cuando el colonialismo invade la selva amazónica, los espíritus mueren; Si la destrucción actual continúa, el equilibrio del planeta simplemente colapsará. Entonces, lo que está sucediendo en la selva tropical nos afecta a todos, y también a nuestro sistema económico y político.

Lo que también es sorprendente es que en Ecuador y cerca de la frontera colombiana, Chevron / Texaco derramó millones de galones de petróleo, creando una pesadilla ambiental y produciendo una toxicidad terrible en los ríos, y aún así, no tan lejos, todavía hay áreas de Prístina biodiversidad. Eso es alucinante cuando consideras qué tan cerca de esa región los hábitats naturales fueron totalmente destruidos.

Patricia Gualinga hablando sobre el “Bosque Viviente” en la Marcha de la Gente por el Clima, en la ciudad de Nueva York

Cuando comenzamos a trabajar allí, escuchamos que el gobierno planeaba vender la tierra a las industrias chinas, en un país como Ecuador, que fue el primer país en consagrar los Derechos de la Naturaleza en su constitución. Así que fue una gran contradicción, por decirlo suavemente. Entonces sabíamos que teníamos que involucrar a los protectores de la tierra, especialmente a los Sarayaku-Kichwa, quienes por generaciones han sido los protectores del medio ambiente y han liderado el camino para hacer cumplir las consultas previas: “consentimiento libre, previo e informado”. al derecho nacional e internacional, con comunidades locales en países donde los gobiernos planeaban vender o explotar sus tierras. Los pueblos indígenas forman el 5% de la población del planeta, pero viven en el 20% de la tierra y el 80% de su biodiversidad, por lo que, naturalmente, ¡deben ser consultados! Eliminas a los pueblos indígenas y será un jaque mate para el planeta.

Entonces comenzamos con las arenas bituminosas, ahora el proyecto industrial extractivo más grande del mundo, y nuestra prioridad era apoyar a las comunidades indígenas que protegen la tierra y ver cómo las alianzas globales del Norte y del Sur podrían trabajar juntas.

Fue muy importante para nosotros que esta película no acabara siendo un trabajo “activista”. También queríamos mostrar cuántas de las comunidades indígenas no tenían más remedio que trabajar en las industrias extractivas, y que muchos de sus miembros apoyaban esas industrias debido a las oportunidades laborales que ofrecían, especialmente después de perder sus tierras tradicionales. Así que queríamos mostrar su versión de la historia, así como la de aquellos que querían mantener el petróleo en el suelo.

¿Qué pasó con las industrias chinas en los territorios de Sarayaku-Kichwa?

De hecho, las industrias comenzaron a perforar en el Parque Nacional Yasuní. Sarayaku y las comunidades circundantes hasta ahora han logrado mantener a las industrias alejadas de sus tierras.

El Parque Nacional Yasuní es uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta.

Hay una serie de comunidades donde cada vez más personas trabajan para las compañías petroleras, y cada vez hay menos personas que se resisten a ellas. Las compañías petroleras están pagando grandes sumas de dinero, comprando el apoyo de las comunidades, particularmente de aquellos que no tienen otras fuentes de ingresos. Entonces, ¿cómo ves esa pregunta?

Esa es una muy buena pregunta; nuestra película es solo una película, pero cuando viajamos, estábamos involucrando a las comunidades locales en el proceso de hacerla. Mostraríamos nuestro trabajo en progreso, describiendo cómo las comunidades más afectadas por la extracción, aunque luchan por sobrevivir, en realidad estaban a la vanguardia de la configuración del movimiento del mañana. Nuestra película también muestra que las comunidades afectadas se definen a sí mismas por el sentimiento de aislamiento. Ellos dicen: “Nos dejaron solos, el gobierno nos abandonó, morimos de cáncer y otras enfermedades”. Y destacamos en la película cómo esas comunidades afectadas pueden realmente marcar la diferencia y liderar el camino a seguir.

A diferencia de tantas películas medioambientales deprimentes, la nuestra es muy poderosa y se presenta como un manual para los movimientos sociales y el cambio cultural. De hecho, nuestra historia comienza pequeña con individuos marginados afectados locales que deciden no aceptar más ser víctimas de un sistema injusto. Superando la sensación de aislamiento, logran desarrollar redes de apoyo regionales, ganando progresivamente visibilidad nacional. Eventualmente, se alzan como líderes internacionales, llevando la lucha de las calles a los tribunales (tribunales, consultas y reformas) e inspiran a otros a ayudar a cambiar la arquitectura de nuestro sistema.

Por último, pero no menos importante, ‘El cóndor y el águila’ saca a la luz el hecho de que necesitamos un cambio cultural y no solo una revolución tecnológica. Muchas personas responden a la crisis climática observando la tecnología y las decisiones de los consumidores. Al centrarse en los pueblos indígenas, ‘El cóndor y el águila’ muestra que sin cambios sistémicos en nuestra cultura y valores, nunca nos recuperaremos del camino destructivo en el que nos embarcamos.

Cóndores majestuosos en el Cañón del Colca, Perú

Ahora que la película está terminada, ¿cómo la distribuirá y cómo la pandemia global ha afectado su estrategia?

Hemos decidido no apresurar las cosas vendiendo nuestros derechos cinematográficos a los canales de televisión, ya que de alguna manera significaría que estamos robando la película a las comunidades y grupos que pueden beneficiarse de la organización de la proyección de ‘El cóndor y el águila’. Por lo tanto, estamos dando los pasos necesarios para “liberar” la película. Por ahora, estamos manejando su distribución nosotros mismos, de forma independiente. Es emocionante, pero definitivamente representa una gran cantidad de trabajo duro: esperamos tener éxito ya que ya tenemos asociaciones poderosas y duraderas.

Antes de que la pandemia nos obligara a cambiar nuestra estrategia, estábamos planeando cientos de evaluaciones comunitarias con nuestros socios clave, que habrían tenido lugar mientras hablamos: Asociación Unitaria Universalista, Consejo de Canadienses, Fundación David Suzuki, Acción Climática Indígena y otros. . Nos estamos adaptando a la pandemia al “volvernos virtuales” con la campaña de impacto de la película, que de alguna manera nos permite ampliar el alcance de nuestro trabajo en la película. Actualmente estamos ofreciendo la oportunidad a grupos / colectivos / congregaciones para impulsar la causa de la Justicia Ambiental utilizando la película como una herramienta visual. Nuestro galardonado documental se lanzó en línea para el Día de la Tierra el 22/4 con la participación de muchos cientos de personas de más de cinco países. Muchas comunidades y socios ya han respondido positivamente a nuestra iniciativa de “virtualizarse”, ya que están entusiasmados con la posibilidad de continuar reuniéndose a pesar del aislamiento que muchos sienten debido a COVID 19, la organización de proyecciones de HD en línea, preguntas y respuestas en vivo, foros de discusión y reuniones conjuntas. recaudadores de fondos.

Al reunir a una diversidad de grupos en línea, podemos construir un movimiento más efectivo al lanzar poderosos llamados a la acción. Las coaliciones clave de justicia ambiental se han unido a nuestra iniciativa y actualmente están organizando eventos en línea utilizando nuestra película como herramienta de organización. Estamos colaborando con grupos como Powershift Network (una coalición de más de 80 grupos juveniles), grupos de Climate Strike, grupos interreligiosos, organizaciones juveniles australianas y grupos miembros del movimiento de desinversión.

Cada proyección es la ocasión para recaudar fondos para nuestra campaña de impacto y ayuda a sembrar más proyectos en los próximos años. Del mismo modo, estamos alentando a grupos y organizaciones a usar la película como una forma de elevar y ampliar las campañas y problemas locales de base.

Indígenas que marchan contra las arenas petrolíferas en la
“Caminata de sanación” en Fort McMurray

Lo más destacado de nuestro trabajo de organización será una serie de eventos previos al lanzamiento internacional de nuestra película en VOD (Video on Demand) el 1 de julio. ‘El cóndor y el águila ya está disponible para pre-pedido AQUÍ. Todos los días, del 21 al 30 de junio, una de una serie de organizaciones asociadas organizará uno de nuestros eventos gratuitos en línea, presentando a grandes audiencias el trabajo inspirador que realizan los defensores de la tierra en todo el mundo.

Esperamos tener más de 20 eventos en línea en el mes de junio, que involucrarán a más de 50 comunidades y grupos ambientales, desencadenarán debates sobre temas / acciones urgentes y recaudarán miles de dólares para seguir apoyando el trabajo crítico de quienes están en primera línea: Lista completa de eventos AQUÍ. ¡Con suerte, muchas más organizaciones reconocerán el alto potencial de tales eventos de colaboración y se unirán, haciendo crecer este “movimiento en línea” durante el verano y más allá!

A más largo plazo, al mostrar la película y al organizar talleres de narración de historias en América del Norte y del Sur, organizar eventos y trabajar con socios de redes sociales en diferentes foros, podemos seguir apoyando iniciativas lideradas por la comunidad para llegar a otros para construir alianzas, a la red y ganar visibilidad. Creemos firmemente que tal trabajo de organización puede hacer que los cambios sucedan. Esperamos seguir recaudando fondos a través de nuestro trabajo para apoyar a los líderes indígenas y de otras comunidades para que continúen su trabajo, y también para usar estas plataformas para unirse. Grupos, organizaciones y comunidades pueden solicitar un evento en línea AQUÍ.

Nuestro trabajo no ha terminado con la película; estamos empezando! Esperamos que dentro de unos años estemos desempleados porque, al empoderar a las comunidades, podrán contar y documentar sus propias historias. Y ese es nuestro trabajo; no para pasar a la siguiente historia solo porque queremos hacer películas, sino más bien, queremos entender por qué estamos haciendo películas y devolverlas a las comunidades. No queremos ser cineastas “extractivistas”, sino que trabajemos de la mano con las comunidades.

Ganar premios de cine no debería ser un objetivo en sí mismo, y el trabajo de los medios también puede entenderse como un servicio a los demás y una contribución al cambio social. A nivel personal, toda esta experiencia nos ayudó a enfrentar nuestro propio privilegio, y rápidamente nos dimos cuenta de que la contaminación exterior reflejaba la toxicidad del ego que llevamos dentro. Hemos sido condicionados para creer que somos egos encapsulados en la piel, que somos cada uno un “yo” separado de todos los demás “yo”. La interconexión es un núcleo central de las cosmovisiones y formas de conocimiento de los Primeros Pueblos. Gracias a nuestro viaje y al proceso de hacer esta película, nos dimos cuenta de que todos dependemos unos de otros, no estamos separados, estamos fuertemente conectados con las comunidades en las que vivimos, nuestros antepasados y futuros descendientes, la tierra donde vivimos. en, y todas las plantas, animales y otras criaturas que viven en él.

Ahora que nuestro documental se distribuirá a cientos de comunidades en todo el mundo, estamos invitando a personas privilegiadas a seguir nuestros pasos y unirse al llamado de las comunidades indígenas y afectadas. Al filmar a los protagonistas que viajan al corazón de la selva amazónica, ilustramos cómo la relación directa entre las personas y la naturaleza se presenta como una forma de salir de nuestra impronta colonial.

Mientras nuestros gobiernos y organizaciones financieras nos llevan por el camino de nuestra desaparición, cada vez más personas trabajan para recuperar nuestra tierra natal, dentro de este espacio dentro de nuestros corazones que no está contaminado por este sistema destructivo impulsado por el ego que solo busca interés en sí mismo . Más allá de luchar por lo que no queremos, muchas comunidades están enfatizando enfoques basados en soluciones.

Los invitamos a todos a unirse a nosotros en el viaje hacia el redescubrimiento de nuestras raíces naturales.

Linda Etchart es profesora de Geografía Humana en la Universidad de Kingston, Londres, Reino Unido, y es colaboradora habitual de la Oficina de América Latina. Es autora de “Los pueblos indígenas y los derechos de la naturaleza” en Voces de América Latina: movimientos sociales y el nuevo activismo (Oficina de América Latina / Acción práctica 2019), editada por Tom Gatehouse. Su artículo más reciente, en coautoría con Leo Cerda, “Amazonians in New York: Indigenous Peoples and Global Governance” aparece en la edición de primavera de 2020 de The journal City: Análisis de tendencias urbanas, cultura, teoría, política, acción.

Huelga Juvenil por el Clima , Nueva York, 2019

Últimas entradas de Linda Etchart (ver todo)

Bryan Parra Casey Camp Horinek Clement Guerra environmental justice Gloria Ushigua Kichwa KXL Pipeline Melina Laboucan-Massimo Patricia Gualinga Sarayaku Sophie Guerra tar sands Texas Environmental Justice Advocacy Services (TEJAS) The Condor & the Eagle TransMountain Pipeline


Previous Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancel Publicar comentario

  1. A NOMBRE DE LAS ASOCIACIONES CIVILES “AZTLAN, EL ORIGEN” Y RUTA DE AZTLAN A TENOCHTITLAN”, UBICADAS EN EL ESTADO DE NAYARIT, REPÚBLICA DE MÉXICO, CREADORES, IMPULSORES Y EJECUTORES DEL PROYECTO “DE AZTLAN A TENOCHTITLAN, CAMINANDO DE NUEVO”, SIGUIENDO LA HUELLA DE LOS PRIMICIOS AZTECAS DE AZTLAN, QUE VIAJARON 210 AÑOS HASTA LLEGAR A LOS VALLES DE MÉXICO Y FUNDAR
    ENTRE LAGUNAS, EN EL AÑO 1325, LA GRAN TENOCHTITLAN, HOY CIUDAD DE MÉXICO Y ESTAMOS ORGANIZADOS SUMADOS CON LOS 4 PUEBLOS ANCESTRALES, EN SUS TRABAJOS, SUEÑOS Y ASPIRACIONES, LOS SALUDAMOS CON NUESTRO ROSTRO Y NUESTROS CORAZONES Y LOS FELICITAMOS POR EL GRANDIOSO EMPEÑO DE USTEDES EN BIEN DE LA MADRE TIERRA, CON SUS RIOS, SU NATURALEZA, SUS VIENTOS Y SUS ENERGÍAS. FELICIDADES

  2. la pelicula,pienso yo, refleja un mundo,o un planeta ya muy menguado por los ” adelantos tecnicos y tecnologicos” que lo unico que han hecho es contaminarlo. Ya es justo y muy necesario voltear un poco la mirada y tratar de resarcir un mucho lo ya destruido.

  3. hola muchas gracias por la película-documental es excelente mucha y muy valiosa información, solo que si esta hecha para las Américas, es muy importante que tuviera acceso al traductor por (subtitulo). o mejor aun en audio. Me interesa saber si puedo descargarla para proyectarla en mi comunidad. Estoy en la Ciudad de Mexico

    1. Hola Pedro, respondiendo a tu pregunta a la revista, El Proyecto Esperanza: De hecho la película ya está disponible para rentar, en inglés o español. Aquí está: https://www.filmsforaction.org/watch/the-condor-and-the-eagle/ 
      Si te gustaria organizar un evento en tu comunidad, aquí está el link: https://thecondorandtheeagle.com/host-an-event/ y si te complica mucho el inglés, dejame saber y podemos hacerlo desde acá. Muchas gracias por su interés.

  4. Auka nuestra alma saluda a su alma gracias por hacer esta pelicula, para tomar consciencia de lo que estamos haciendo, con nuestra Madre tierra, como podemos verla, somos de la tribu Cochimi del desierto Central de la California Mexicana, gracias.