menu Menu
Amazon Uprising: Desfinanciando la destrucción
Nuevo Movimiento Sigue al Dinero para Desinvertirlo de la Deforestación
By Mark Heley Iván Sawyer García Posted in Activismo, Bosques, Empoderamiento Económico, Pueblos Indígenas on 22 octubre, 2019 0 Comments
Mega presas: 'Tecnologías obsoletas' que siembran el pánico Previous Las mujeres de Standing Rock: Construyendo soberanía Next
This image has an empty alt attribute; its file name is Amazon-Uprise-1-1024x683.jpg
Inkamuru, un pajé o curandero de la aldea Huni Kuin de Jordania, Acre, en la Amazonía brasileña, junto con su hijo, Nawa Pana, durante una ceremonia. (Ivan Sawyer García / Voces de Amerikua)

Finalmente, las lluvias han llegado al Amazonas. Después de una estación seca, donde más de 64,000 incendios ardieron en todo el Amazonas, muchos de ellos iniciados deliberadamente para limpiar tierras para la producción de carne y soya, es un bendecido alivio para la gente, la vida silvestre y los bosques de la Amazonía.

Aunque los incendios han disminuido, los problemas subyacentes en el Amazonas no. Nuevos datos han demostrado que este ha sido el peor año para la deforestación en la Amazonía desde 2008, con más de 7,747 km cuadrados deforestados. Para muchas de las organizaciones, tanto locales como internacionales, el trabajo sobre el terreno en la Amazonía continúa a pesar de las condiciones a menudo difíciles, tanto física como políticamente. Podría ser fácil perder la esperanza de que la humanidad no valorará lo suficiente el Amazonas y estaremos condenados a perder gran parte de lo que es la región con mayor biodiversidad en la Tierra. La cruda realidad es que, si las cosas continúan como están, con la tala, la ganadería y las grandes empresas agrícolas que continuamente muerden lo que queda, es que el 40% habrá desaparecido para 2050. Teniendo en cuenta que la Amazonía representa la mitad de todos los bosques tropicales en el planeta, eso realmente es un desastre ecológico de gran escala.

Campaña #AmazonUprising: Lanzamiento a los medios el 10 de octubre, En las calles el 16 de noviembre.

Lo complicado es que para muchas de las personas comunes que se ganan la vida en la Amazonía, a menudo parece que la única forma de ganarse la vida es cortar y quemar el bosque. Señalan a países más desarrollados que han talado en gran medida sus propios bosques, a menudo hace mucho tiempo, y señalan nuestra hipocresía cuando nos quejamos de lo que está sucediendo allí. Para que ocurra un cambio significativo, tiene que suceder a un nivel sistémico que cambie los incentivos económicos que financian la destrucción. Y tiene que incluir alternativas viables para las personas que viven allí.

Tiene que suceder a través de la demanda del consumidor: la cadena de suministro de carne es uno de los primeros lugares para comenzar. Tanto el ganado como la alimentación del ganado son los principales impulsores de la deforestación, hasta un 80% según algunas cuentas. Algunas marcas de consumo, como Burger King, tienen un historial particularmente malo en este sentido y merecen ser destacadas. Un boicot del consumidor sería una buena manera para comenzar, pero incluso un cierre exitoso de productos de carne sin una cadena de suministro probada que no incluya la deforestación ilegal no será suficiente.

Para que suceda un cambio real, también debemos enfocarnos en la premisa de la deforestación legal, y en las personas y organizaciones que la financian. Muchos bancos e instituciones financieras de los Estados Unidos son cómplices de estas industrias extractivas y destructivas, y si usted vive en los Estados Unidos, puede ser un cliente, accionista o inversionista en estas empresas. Lo mismo es cierto si vives en Europa, o México, o incluso en Brasil.

This image has an empty alt attribute; its file name is Mapu-Times-Square-1024x642.jpg
Mapu Huni Kuin en Times Square, Manhattan, Nueva York, junio de 2019 (Ivan Sawyer García / Voces de Amerikua)

Sin una financiación masiva, los agronegocios a gran escala no pueden operar. Se requiere invertir miles de millones de dólares en proyectos que tienen costos en el mundo real que son mucho, mucho mayores de lo que se contabiliza en el resultado final aparente. Ese flujo de dinero es el principal impulsor de la destrucción. Sin ella, los incentivos a la deforestación ilegal y legal se agotarían y desaparecerían en gran medida. Ya se han presentado soluciones que pueden crear ambas cosas, medios de subsistencia para la gente de la Amazonía, y retornos razonables para los inversores y que NO se apoyen en la destrucción total de los bosques vírgenes de la antigua Amazonía, algunos de los cuales tienen un promedio de 13,000 animales por acre. Un ejemplo es la Moratoria de la Soja. Y hay ejemplos de prácticas agrícolas regenerativas que ofrecen tanto la preservación de la biodiversidad como mayores rendimientos e ingresos para los agricultores. Pero los grandes bancos y las grandes empresas no han estado escuchando hasta ahora.

La nueva campaña de Amazon Uprising está dirigida a cambiar eso. La iniciativa, que está respaldada por una nueva aplicación bancaria estadounidense llamada Good Money, que ha prometido invertir la mitad de sus ganancias en causas ambientales, planea generar una conciencia pública masiva hacia las empresas y los bancos que hacen de la deforestación y la destrucción negocios rentables. Al mismo tiempo, Good Money protegerá 200 árboles en el Amazonas por cada persona que se una a la campaña.

El primer gran evento, una protesta de baile, está planeado para el 15 de noviembre en Los Ángeles, y eso es sólo el comienzo. El objetivo inicial es proteger 100 millones de árboles, crear conciencia sobre quién está financiando la deforestación en el Amazonas y lograr que se les retire el financiamiento.

This image has an empty alt attribute; its file name is Amazon-Uprise-5-1024x683.jpg
Las niñas Huni Kuin en la aldea de Novo Futuro, Acre, Brasil. (Iván Sawyer García / Voces de Amerikua)

El tiempo de la desesperación ha terminado. Si podemos eliminar el oxígeno del dinero, se extinguirán las razones económicas para quemar y talar la selva tropical. Obviamente, preservar con éxito el resto de Amazonia requerirá múltiples soluciones, tanto a pequeña y local escala como a gran escala e internacional. Pero si se siente desesperado por lo que está sucediendo, considere unirse a Amazon Uprising y proteja algunos árboles, mientras se informa sobre lo que está sucediendo en el panorama general.

Mark Heley es un estratega de campaña de medios y autor de Fukushima: What You Need to Know y The Everything Guide to 2012. Cofundador de Peace 2012 y unify.org.

Fotografía amazónica por Ivan Sawyer García, productor de medios, activista ambiental y educador. Iván es fundador de Voices of Amerikua, un documental colaborativo y laboratorio multimedia con voces indígenas de todo el continente.

Feature photo (a la izquierda): Retrato de Txama Yube Inu, joven músico de la aldea Amazónica de Novo Futuro. (Iván Sawyer / Voces de Amerikua)

Traducido por Hugo Sierra.

Últimas entradas de Mark Heley (ver todo)

#AmazonUprising Amazon Uprising Amazonas deforestación desmonetización incendios


Previous Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancel Publicar comentario