menu Menu
Convertir la basura en comestibles en Oaxaca
Iniciativa pionera es impulsada por estudiante mexicano
By Diana Manzo Posted in Medio ambiente, Mexico on 5 diciembre, 2019 0 Comments
La devastación de la Chiquitanía en el ocaso de Evo Morales Previous El pueblo que se niega a ahogarse Next
Edith Domínguez, su hijo y sus vecinos colectan botellas tipo Pet , los cambian y obtienen despensas. Una iniciativa del joven Darwin, un estudiante istmeño. (Foto de Diana Manzo)

SANTO DOMINGO INGENIO, Oaxaca, México – En la estrecha cintura de Mesoamérica, en la región conocida como el Istmo de Tehuantepec, la innovación de un estudiante universitario y la voluntad de un funcionario del gobierno ha otorgado a un nuevo valor a la basura. 

“Un pets” es el valor que se le ha dado a una botella de plástico tipo “Pet” y juntando varios se obtienen productos de la canasta básica; esta iniciativa es pionera en el Istmo y es impulsada por el joven Darwin Regalado Enríquez y el comisariado ejidal de Santo Domingo Ingenio, Fernando García Ríos.  La finalidad es resarcir los daños del medioambiente y contribuir a la economía de los suyos. que está limpiando el medio ambiente mientras pone comida en la mesa.

Read this article in English here.

En esta ciudad de más de 7,000 habitantes, la conciencia ambiental ha ido en aumento, dijo Darwin, quien explicó que hace dos años pensó como ayudar al medio ambiente ante la generación excesiva de botes de plástico y fue que surgió la idea de intercambiarlos por productos de canasta básica.

“Ahora las botellas de plástico son las que tienen mayor demanda” y “ha sido sorprendente lo limpio que se ve el pueblo” recalcó Darwin, quién todos los viernes recibe cerca de 10 mil botellas de plástico que mujeres y sus hijos colectan por todo el pueblo.

En la tiendita ubicada en la comisaria ejidal del poblado de Santo Domingo Ingenio, Darwin (impulsor del proyecto) entrega despensas a las personas que colectan las botellas Pet. (Cortesía Darwin Regalado)

Por ejemplo, 300 pets equivale a un kilo de azúcar o un litro de aceite, mientras que 100 pets a una lata de atún. “Las personas ya saben que todos los viernes es el canje y vienen con sus costales de botellas,” dijo Darwin.

“Ahora el río está más limpio y las calles lucen vacías de botes de plástico,” presume Doña Amable Cabrera, de 70 años de edad, que es una de las mujeres que cada viernes lleva sus enormes costales llenos de botes a un colector ubicado en la Casa Ejidal en el municipio de Santo Domingo Ingenio, en donde a cambio obtiene productos de la canasta básica de la “tiendita” ubicada en el mismo sitio.

Doña Amable es una de las pioneras que creyó en esta iniciativa, recoge los pets en espacios públicos y los cambia los días viernes por la tarde. (Diana Manzo)

Mensualmente al centro de canje arriban cerca de 40 hasta 50 mil botellas, las cuales son vendidas a empresas del ramo para ser reutilizadas, lo cual ha contribuido a la economía de las familias porque la tasa de desempleo va en aumento en esta zona.

Son mujeres y en su mayoría amas de casa las que hacen la labor de colectar las botellas, y algunas veces sus hijos las acompañan. Las juntan en enormes costales de plástico o de tela y todos los viernes los traen a cambiarlos por sus puntos.

Edith Domínguez de 34 años de edad y su pequeño hijo juntaron mil botes y obtuvieron a cambio un litro de aceite, un kilo de azúcar y de frijoles y una lata de atún.

“Mi esposo está desempleado, y es la primera vez que hacemos este intercambio de productos”, dijo Edith. “Caminé largos tramos junto con mi hijo para juntar los botes y me siento contenta. “Todo eso me sirve mucho porque dinero no tengo”.

En la tiendita las personas hacen filas en la tienda una vez que entregan las botellas pets en el área de colector. (Diana Manzo)

Fernando García Ríos, comisariado del ejido Santo Domingo, explicó que este proyecto ha gustado mucho y para muestra es la limpieza que se percibe en la comunidad.

“Con lo que vendemos se compran las despensas y así se va surtiendo la tiendita”, dijo. “Algunas empresas eólicas también nos ayudan con algunos productos. Ahora nuestra casa ejidal tiene vida; antes nadie se asomaba por este sitio”.

Reconoció que nunca se imaginaron el éxito que tendría esta iniciativa, pero que ahora ven con gran alegría cómo su pueblo está limpio. Ahora el nuevo reto es hacer crecer la “tiendita” y convertirla en una tienda de cambio que habrá los siete días de la semana, donde reciben otros tipos de reciclables como latas de aluminio, y donde exista una variedad de productos, porque la intención es contribuir al ambiente y cuidar la economía de las familias.

“Ya no ha botes pets tirados, en las fiestas hasta la gente los pelea porque sabe que los puede cambiar por un bote de café o una bolsa de pasta para sus alimentos”, dijo Fernando, “y eso nos da mucho gusto porque la conciencia ambiental llegó a nuestro pueblo”.

Diana Manzo, reportera zapoteca desde hace 14 años y aprendiz de la vida. Crítica y soñadora, le gusta leer y contar historias que generen armonía y paz. Su mayor sueño es seguir aprendiendo y escribiendo de mujeres, medio ambiente, migración y la cultura indígena.
Una versión de este artículo apareció en el IstmoPress.

Un menor observa en el colector gigante las botellas pet que ha juntado durante semanas con su mamá Edith Gómez, y ha contribuido para el ingreso familiar. (Diana Manzo)

Darwin Regalado Enríquez Oaxaca PET plasticos reciclaje


Previous Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancel Publicar comentario