menu Menu
Gobierno mexicano ofrece disculpa a comunidades afectadas por la Presa El Zapotillo
By Mario Marlo Posted in Activismo, Agua, Mega Presas on 21 junio, 2024 0 Comments
Previous Sembrando Soberanía: Recuperando la Agricultura Indígena en Dakota del Norte Next

Temacapulín, Palmarejo y Acasico celebran una victoria agridulce en acto público.

Como informamos en nuestra cobertura de Temacapulín, o Temaca – El Pueblo que se Niega a Ahogarse – después de 15 años de lucha, la gente del pueblo finalmente logró parar la construcción de la megapresa El Zapotillo que habría inundado la diminuta joya colonial de un pueblo y dos pueblos más. La presa se terminaría a una altura menor, que no inundaría los pueblos.

La semana pasada, en un momento histórico marcado por el pueblo, representantes de los gobiernos federal y estatal llegaron al pueblo para entregar una disculpa oficial a los habitantes. El colaborador del Proyecto Esperanza, Mario Marlo de Somos el Medio, cubrió el evento. Lo que aprendimos fue que, si bien la gente de Temaca, Acasico y Palmarejo se sintió gratificada por la disculpa oficial, en realidad no ayudó mucho a aliviar el dolor.

En parte porque, como revelaron en el acto, las aguas termales que habían hecho famosa a la ciudad como destino turístico habían dejado de fluir, aparentemente interrumpidas por las excavaciones de hicieron al terminar con las obras de la presa.

To read this story in English, see Mexican Government apologizes to dam-affected communities.

Ver entrada

María de Jesús “Marichuy” García, Abigail Abegaño y Alfonso “Poncho” Iñiguez, ancianos del movimiento contra la Presa El Zapotillo, presentan a la ciudadanía su comunicado con motivo de la disculpa oficial del gobierno. (Mario Marlo foto)

Temacapulín, Jalisco — En un acto de reconocimiento y reparación histórica, el Gobierno de México ofreció una disculpa pública a los pueblos de Temacapulín, Acasico y Palmarejo por las violaciones a sus derechos humanos sufridos debido al proyecto hidráulico de la presa “El Zapotillo”.

Frente a habitantes de las tres comunidades, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Arturo Medina Padilla, reconoció la responsabilidad del Estado mexicano y ofreció una disculpa pública a las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo por los daños causados por el proyecto de la presa El Zapotillo.

“El Estado mexicano violó el derecho a la vivienda digna y adecuada, el derecho de participación en la formulación de planes o proyectos de infraestructura, el derecho a la propiedad, el derecho a la manifestación, el derecho a la información, el derecho a tener recursos judiciales efectivos, el derecho a la paz social, el derecho al agua y el derecho a la libertad de asociación,” afirmó.

Isaura Gómez, quien con casi 90 años ha sido una de las personas que más se ha opuesto a la represa de El Zapotillo, se sienta junto a Alfonso “Poncho” Íñiguez, el dueño de 87 años de El Mesón, el único restaurante de Temaca, y otro defensor emblemático de la pueblo de Temaca.

El subsecretario recordó los años de incertidumbre y lucha de las comunidades desde que en 2005 se promovió el proyecto de la presa, que implicaba la inundación de estas poblaciones.

“Hoy recordamos los años de incertidumbre que Temacapulín, Palmarejo y Acasico experimentaron desde el 2005. La presa el Zapotillo amenazaba con borrar siglos de historia, cultura y vida comunitaria,” mencionó Medina.

El subsecretario hizo hincapié en el papel fundamental de las organizaciones sociales y los ciudadanos en la lucha contra la arbitrariedad y el abuso de poder. “Su compromiso ha sido fundamental para avanzar en la lucha contra la arbitrariedad y el abuso de poder. Reconocemos su papel en la construcción de una sociedad que garantice el respeto a los derechos humanos,” señaló.

“A nombre del Estado Mexicano, les ofrezco disculpa por hacer de la gestión de recursos naturales un proceso injusto, excluyente y autoritario. Me disculpo también por el sufrimiento y la ansiedad que les causamos a ustedes y a sus familias,” concluyó.

“Las autoridades no protegieron a las comunidades que estaban bajo su cuidado”, dijo Arturo Medina Padilla, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Segob. 

Al evento también asistió el secretario general de Gobierno del Estado de Jalisco, Juan Enrique Ibarra Pedroza, quien fue abucheado cuando tomó la palabra en representación del gobernador Enrique Alfaro Rodríguez.

En su discurso, subrayó la importancia de este acto para la verdad, la justicia y la memoria, y expresó una disculpa pública a las comunidades afectadas.

“El reconocimiento público de responsabilidad y la ofrenda de disculpa son elementos cruciales para la dignidad de las personas y para criticar las violaciones de derechos humanos que sufrieron”, declaró Ibarra Pedroza.

Por su parte, Claudia Cecilia Gómez Godoy, encargada del proyecto presa El Zapotillo y el Plan de Justicia, comenzó su discurso agradeciendo la presencia de hombres, mujeres, jóvenes y niños de las comunidades, así como a las organizaciones de derechos humanos, periodistas, académicos y representantes de la sociedad civil. “Este momento no hubiera sido posible sin la participación de todos ustedes”, afirmó.

“CONAGUA (Comisión Nacional del Agua): ¿Dónde está mi agua termal?” insistió María de Jesús “Marichuy” García mientras escuchaba a funcionarios del gobierno.

El evento fue descrito como un “día histórico” para las comunidades. “El gobierno de México vino a reconocer que se equivocó”, dijo Gómez Godoy, subrayando que este reconocimiento es un tributo a la lucha incansable de los pueblos. Resaltó que esta fecha se inscribirá en la historia no solo de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, sino también de todas las comunidades que resisten en la defensa de sus territorios.

María de Jesús García, conocida como Marichuy, habitante de Temacapulín, reconocida por la defensa de su comunidad, hizo un llamado enérgico a las autoridades para que corrijan las obras que causaron que el agua termal, uno de las riquezas de la comunidad, desapareciera.

“También estamos pidiendo que reparen el agua termal, qué hay 21 ojos de agua termal, los compañeros que están trabajando quitaron el agua termal. Este pueblo vivía de turismo, hoy no tenemos el agua termal, por eso les quiero decir. Si la cagaron, que la limpien.”

Finalmente Marichuy, agradeciendo a todas las personas que los acompañaron durante la lucha y finalizó con la frase, “Para atrás, ni para agarrar vuelo.”

María de Jesús García, o Marichuy, uno de los ancianos del pueblo que ha estado luchando contra la presa El Zapotillo desde el principio, acepta una disculpa de un funcionario del gobierno.

Mario Marlo

El Zapotillo Temacapulín


Previous Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel Publicar comentario

keyboard_arrow_up