menu Menu
Renovando el mundo en Wirikuta
Ceremonia Wixárika revela que todavía hay tiempo para salvar la vida en el planeta, si trabajamos juntos
By Tracy L. Barnett Posted in Wirikuta, Wixárika on 22 marzo, 2022 3 Comments
Avanzan las defensas comunitarias de los territorios Previous Llamado de Wirikuta: Desde el corazón del mundo Next

En la noche del 18 de marzo de 2022, una luna llena se elevó sobre el Cerro del Quemado, la montaña conocida por el pueblo Wixárika como la Casa Natal del Sol, para revelar una vista inolvidable. Cientos de Wixaritari — ancianos, jóvenes, niños, madres y padres con bebés en brazos — rodearon los anillos concéntricos de piedra que guardan los secretos de las ceremonias desde tiempos inmemoriales.

To read this story in English click HERE

Luna llena desde la cima del Cerro del Quemado. 18 de Marzo 2022. Foto: Tracy L. Barnett

Estaban allí para orar: para ser testigos de la Renovación del Mundo, una ceremonia para sanar la conexión herida entre los humanos y la Tierra, y para recibir los mensajes que sus deidades entregarían a sus mara’akate, los chamanes que son sus guías espirituales. Habían venido de comunidades de todo el territorio Wixárika para comulgar con sus deidades ancestrales a su manera, con su peyote sagrado. También estuvieron acompañados por cerca de 100 representantes de otros pueblos indígenas, el gobierno y la academia, así como miembros de los medios de comunicación y colectivos que se habían organizado para dar testimonio y ayudar a llevar el mensaje al mundo.

Una ceremonia similar se habia llevado a cabo hace 10 años en esta cima de la montaña, epicentro de la conciencia y la oración global, un templo natural de la escala del Vaticano para el pueblo wixárika. Fue entonces cuando se organizó un peritaje tradicional, como manifestación en contra de las transnacionales mineras que se preparaban para abrir operaciones masivas en el desierto sagrado. Gracias a un poderoso esfuerzo de organización que culminó en esa vigilia de oración, las concesiones mineras fueron suspendidas por orden judicial.

Una larga y bella caminata que hicieron más de 600 personas para llegar a la “Cuna del Sol” el 18 de marzo de 2022 y que el pueblo Wixárika realiza desde tiempos inmemoriales.
Foto: Tracy L. Barnett

Pero en la década intermedia, los proyectos de agricultura industrial invadieron el desierto, despojando miles de hectáreas de uno de los ecosistemas desérticos con mayor biodiversidad del mundo y cubriendo la tierra con granjas porcinas, fábricas de huevos, vastas operaciones de tomate y chile y un enorme megaproyecto de turbinas eólicas. Los suministros de agua se han secado y las lluvias han sido cada vez más escasas. Y las mineras esperan su oportunidad para reactivar las concesiones que no fueron canceladas, solo suspendidas.

Vista desde el Cerro del Quemado de las agroindustrias que se extienden por todo el valle Foto: Tracy L. Barnett

Muchos mara’akate comenzaron a tener visiones de que las Velas de la Vida, una fuente de vida y energía que guía y anima al mundo, estaban fallando rápidamente. Esta ceremonia se realizaría como una ofrenda, para reforzar la sagrada reciprocidad que el pueblo Wixarika realiza con la práctica constante de su cultura en relación con la tierra. Y lo acompañarían miles de personas de todo el mundo, que participaron en cientos de “altares espejos” que se están organizando en decenas de países. Al final, se establecieron 423 puntos de oración en todo el continente americano y más allá, con la participación de personas de Europa, África, Asia y Oceanía.

La oración fue por el fin de la profanación de la santidad de la vida en el planeta, por el fin de los interminables megaproyectos que están destruyendo la esencia de Wirikuta y otros innumerables sitios sagrados en todo el mundo. Fue para una renovación de toda la vida en la Tierra y de la relación entre los humanos y el mundo natural.

Estamos aún a tiempo de detener esta destrucción que parece como cuando incendian las bibliotecas con lo mejor del espíritu de la humanidad.

Zitlali Chino Carrillo, Pronunciamiento Wirikuta, 18 Marzo 2022

La ceremonia tuvo cantos profundos e intrincados cantados a la luz de la luna ante Tatewari, el Abuelo Fuego, en la lengua sagrada de los antiguos. La forma de Kayumarie, el sagrado ciervo azul que es su hermano mayor y guía, se manifestó en las nubes. El sol salió con los sonidos del violín tradicional, y la gente se dirigió a la cima de la montaña para presenciar el sacrificio de los animales y hacer sus ofrendas. Dos becerros, una cabra, varias aves e incluso un bagre habían sido llevados a la montaña para ser sacrificados.

Ofrecer la sangre de los animales como una forma de retribuir a la Tierra por sus bendiciones es parte de las ceremonias Wixárika para la Renovación del Mundo. Foto: Tracy L. Barnett

Era pasado el mediodía cuando los mara’akate finalmente estaban listos para emitir el pronunciamiento largamente esperado, la respuesta a su oración y la oración de miles, que sus deidades les habían guiado para compartir. Mara’akame Ambrosio López Díaz entregó el mensaje en su idioma natal.

“Las deidades dijeron que depende de nosotros si queremos la vida más equilibrada; todo depende de nosotros siempre que estemos de acuerdo, tanto los ancianos, las autoridades, los jóvenes, las mujeres, todo es posible”, explicó Minjares Valdez Bautista, presidenta del Consejo Regional Wixárika. El Consejo, junto con el Comité para el Cuidado y Defensa del Agua y la Tierra de Catorce, convocó al encuentro.

Mara’akame Ambrosio López Díaz hablando
en la multitudinaria ceremonia en el Cerro del Quemado. 18 de marzo de 2022.
Foto: Tracy L. Barnett

Zitlali Chino Carrillo, líder juvenil de la comunidad de Tuxpan de Bolaños, fue seleccionada para hacer el pronunciamiento, tomó el documento y lo leyó con voz firme a la multitud que esperaba. Lo que surgió fue un poderoso llamado a la defensa de un tesoro sagrado en el corazón de la cosmología Wixárika, que está sitiada por todos lados. Y todo ello dependerá de la unidad.

“A diez años del peritaje tradicional, Wirikuta es la flor de la conciencia universal de la vida. Es el epicentro donde nacen los acuerdos que renuevan el espíritu de todo lo creado. Wirikuta es un espacio profundo, repleto de libros que contienen cómo se originó el mundo, los libros medicinales que sanan el corazón y fortalecen el lazo, que nos abordan como flores en una gran serpiente. Río de luz que no tiene ni principio ni final. 

Despidiendo el día, en la Casa Natal del Sol. Foto: Tracy L. Barnett

“Wirikuta es la cabeza iluminada, llena de plumas brillantes del águila real que nació como serpiente en el mar y que fue sembrando fertilidad en cada huella con la guía del venado, nuestro hermano mayor que vive y habla en lo amargo de las flores azules que aquí nacen en este preciso jardín. Altar de nuestro pueblo y baluarte de la humanidad sin fronteras. Un templo a cielo abierto. Ecosistema y riqueza biocultural donde tienen su base todas las deidades que sostienen los pilares de nuestro universo. Así lo rezaron y cantaron hace diez años nuestros sabios en el peritaje tradicional. Así lo ofrendan los más de 20 centros ceremoniales y los más de 400 patios familiares de nuestro pueblo que cumplen todos los años para honrar la memoria colectiva de nuestros ancestros y renovar los acuerdos sagrados que le dan equilibrio a nuestra existencia.

“Desde este espacio sagrado lanzamos como Flecha Azul el presente pronunciamiento a los cinco puntos cardinales de nuestra cosmogonía, a todos los pueblos del mundo. Y lo hacemos cultivando y tejiendo nuestra hermandad con los habitantes del altiplano de Wirikuta, respetando su vida y levantando juntos la misma palabra que pide amar la tierra que nos sustenta. Lo pronunciamos con el apoyo de los pueblos originarios de México, Comcaac, Rarámuri, Nayari, Tepehuano, O’odham, Totonaca, Purépecha, Maya, náhuatl, que enviaron representantes como corona de pueblos acompañados en esta ceremonia de la renovación del mundo que nos piden emprender nuestras deidades para mantener la vida. Juntos levantaremos nuestra voz infinita para que nuestra oración tenga la suficiente fuerza para detener los atropellos que está sufriendo nuestro santuario. 

Más de 600 se reunieron en oración en el Cerro del Quemado, mientras que miles más se sumaron desde todas partes del mundo a través de los Altares de Espejos. Foto: Tracy L. Barnett

“Este llamado está encendido en todos los continentes del planeta. Más de 400 colectivos registrados en todo el mundo como altares de espejos, manifiestan en este momento de las más diversas maneras artísticas y espirituales y en distintos idiomas, que se cancelen definitivamente todas las concesiones mineras en Wirikuta. Que no se permita la instalación de ningún megaproyecto industrial en la región, ni una tomatera, ni chilera, ni granjas avícolas, ni parques eólicos. De manera concreta y clara se cancelen todo tipo de megaproyectos que atentan contra la vida. Y nuestro rechazo a estos megaproyectos no es por detener o frenar la economía de los ejidatarios del altiplano o fuentes de empleo, sino todo lo contrario.

“Nuestros sabios Mara’akate saben que aquí se produce la abundancia y la fertilidad que tienen que ver más con proyectos sustentables y saludables para el medio ambiente. Esa es la vocación de Wirikuta y si se le caben proyectos y si es posible darle trabajo y garantizar el buen vivir de todos los habitantes locales. Hay maneras y la que pide la tierra de Wirikuta es con proyectos que regeneren su paisaje y que los habitantes se incluyan en esta nueva manera de amar la naturaleza. Y tenemos una riqueza de conocimientos locales de los campesinos del altiplano y ofrecemos nuestra participación espiritual y convocamos a los científicos de todas las disciplinas para levantar un gran proyecto de acuerdo a la vida en Wirikuta, donde se teja la maravilla del buen vivir como un sueño en el que despertamos todos, como una inmensa flor.

“Wirikuta es la flor de la conciencia universal de vida. Es el epicentro donde nacen los acuerdos que renuevan el espíritu de todo lo creado.”: Zitlali Chino Carrillo, Pronunciamiento Wirikuta, 18 Marzo 2022.
Foto: Tracy L. Barnett

“Pedimos que los distintos niveles de gobierno respeten y sepan nuestra tradición pacífica que viene desde nuestro origen. No estamos pronunciando contra nadie, no tenemos enemigos. Pedimos que el Gobierno del Estado y de San Luis Potosí, Ricardo Gallardo y nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, escuchen. Los negocios mineros, ni las tomateras, ni las granjas avícolas, ni los parques eólicos caben aquí porque necesitan desmontar el paisaje sagrado y agotar sus acuíferos. Estamos aún a tiempo de detener esta destrucción que parece como cuando incendian las bibliotecas con lo mejor del espíritu de la humanidad.

Músico ceremonial Wixárika tocando el violín antes del amanecer. Cerro del Quemado 18 de marzo de 2022. Foto: Tracy L. Barnett

“Y eso no se recompensa con la cifra de ser un gran productor de jitomate o de huevo. Mantener y regenerar el paisaje en Wirikuta es una gran decisión productiva para garantizar la vida. El canto de nuestros sabios pide que no, que nos abra la oportunidad para renovar nuestra manera de relacionarnos con la naturaleza. Ese es el principio para detener tanta enfermedad y guerra. Ese es el portal que nos entreabre para caminar en acuerdo con la Madre Naturaleza. Nosotros cumpliremos los mandatos que recibimos de peregrinar y levantar árboles de la vida con los cantos. Nosotros seguiremos cumpliendo nuestro acuerdo con los campesinos de Catorce, de llamar la lluvia para sus milpas y sus animales, y para todos los habitantes sagrados que le dan rostro.

“También desde este espacio sagrado de Wirikuta nos pronunciamos a favor de la paz del mundo. No más guerras entre naciones hermanas. El pueblo Wixárika es pacifista y solicitamos a los líderes del mundo no más guerra en la casa de Dios, de nuestra Madre Tierra. Pedimos que el gobierno ejerza la soberanía y sepa negociar con los sectores empresariales para garantizar de una buena vez que mantener sano este altar es un asunto del Estado. Las tomateras y las granjas avícolas ya están y dan trabajo. No pedimos que las quiten, pero sí pedimos que no se permita el desmonte de ni una hectárea más para ellos. Hasta ahí nomás.

Renovando las Velas de la Vida. Foto: Tracy L. Barnett

“También pedimos que en toda la región no se permita utilizar nunca más la tecnología anti lluvias para proteger la producción de las mega industrias. Que el gobierno y los empresarios resuelvan cómo protegerse del granizo y la lluvia. Porque la lluvia es el alimento sagrado y es el motor de la vida aquí en el semidesierto.

“No pedimos imposibles. Ofrecemos soluciones saludables y pacíficas. Las deidades nos exigen caminar juntos para evitar la destrucción masiva de nuestro planeta. Somos el pueblo. Venimos de muy lejos. Caminantes con semilla de vida. Agradecemos y tenemos confianza. Renovación del mundo en todos los territorios del planeta. Una nueva humanidad que abreva en el río de los Ancestros.

“Aún es tiempo. Llevaremos esta noticia fresca de amor a los altares en todos los puntos cardinales que nos fundamentan. La llevaremos con la firme de Tamaki, hermano mayor. Y con el maíz de la unidad que nos hizo mexicanos y mexicanas le daremos la confianza al presidente Andrés Manuel López Obrador para que se pronuncie en pro de la vida. Y mantendremos informados esta conexión y los compromisos que recibimos este amanecer. Aunque lo hicieron en el pasado. Y eso imprime un rostro y también una riqueza cultural que representamos en este momento aquí en el altiplano potosino. Deben ser canceladas todas las concesiones mineras.”

Para obtener más información y seguir las actividades continuas en torno a la defensa de Wirikuta, consulte Wirikuta Flor de la Conciencia en Facebook e Instagram.

“Un ecosistema y tesoro biocultural donde se asientan todas las deidades que sustentan los pilares de nuestro universo.”: Zitlali Chino Carrillo
Foto: Tracy L. Barnett

18 de marzo 2022 Altares espejo Renovación del mundo Wirikuta Wixarika


Previous Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancel Publicar comentario