menu Menu
En Defensa de su Pueblo
La historia de Guadalupe Lara y la Presa de Arcediano 
By Tracy L. Barnett Posted in Agua, Mega Presas on 10 enero, 2020 5 Comments
La Red Yupaichani: Prácticas Regenerativas En Acción Previous Regenerando la Agricultura, Regenerando Comunidades Next
Guadalupe Lara en su casa en Guadalajara, México, con una copia de su libro. Una fotografía enmarcada del histórico Puente Arcediano, que fue destruido durante la construcción de la presa, descansa a su lado. (Tracy L. Barnett)

GUADALAJARA, MÉXICO — Una vez Guadalupe Lara estaba rodeada de bosques, granjas y vecinos amigos. Ahora está rodeada de cemento en un área metropolitana de 5 millones de personas, con apenas un árbol a la vista.

Es una vida difícil para esta pequeña mujer, ahora de 70 años, que se interpuso en el camino de un proyecto de represa multimillonaria y perdió todo lo que poseía en el proceso. Junto con organizaciones comunitarias, logró detener la presa. Pero su pueblo entero fue arrasado, y ahora, más de 15 años después, continúa la lucha por la justicia.

For an English version of this story, see Defending her village, consecrated woman lost everything but stopped a dam, in EarthBeat magazine

Ella llena su apartamento en Guadalajara con plantas y pájaros, y está agradecida con el benefactor que paga su renta. Pero ella lucha con la pobreza, las frecuentes migrañas y la depresión. Ella presta su presencia a las luchas de otros que están luchando contra un destino similar, lo más importante, la lucha para detener la represa El Zapotillo, otro proyecto de la misma agencia gubernamental que cambió para siempre el curso de su vida.

Guadalupe Lara creció en el pueblito de Arcediano, al fondo de la Barranca de Huentitán, un vasto y dramático desfiladero parecido al Gran Cañón que marca el extremo norte de Guadalajara. Declarada reserva nacional en 1997, la barranca es un punto de biodiversidad que a menudo se pasa por alto pero que es visualmente deslumbrante. A pesar de crecer en la pobreza, ella guarda muchos recuerdos felices de caminatas por los campos de maíz, recogiendo mangos y guayabas a lo largo del río Santiago, asistiendo a la escuela del pueblo y la iglesia.

Es una de seis hijos, y nunca quiso casarse; ella cuidaba a su madre y la casa y la tienda de la esquina que su familia manejaba. Un día, un grupo de monjas franciscanas visitó su pequeño pueblo, y ella se sintió intrigada con la idea de la vida religiosa. Ella y su hermana hablaron con ellas, y su hermana terminó uniéndose a ellas; pero terminó sintiéndose incómoda con la idea de usar un hábito y vivir en un convento, realmente las únicas opciones en Guadalajara en ese momento para una persona que quería ser una religiosa.

Pasaron los años y ella aprendió sobre el Instituto Secular del Hombre Nuevo en Guadalajara. Fue invitada a un retiro, donde conoció al fundador del instituto, el padre Arturo Martín del Campo Medina. Los votos que finalmente tomaría, junto con otros de su instituto, eran los mismos que los de su hermana franciscana: castidad, pobreza y obediencia. Como una mujer laica consagrada, encontró una manera de quedarse en su amada aldea y cuidar a su madre, sin dejar de ser una mujer religiosa.

El voto de defender a su comunidad y el hábitat en el que nació fue una que surgiría mucho más tarde. Pero terminaría afectando su vida con la misma profundidad.

Guadalupe Lara sostiene un cartel en defensa de Temacapulín, otro pueblo de Jalisco amenazado por una presa, en la conferencia de prensa de julio de 2019 en Guadalajara por el Instituto Mexicano para el Desarrollo de la Comunidad. El instituto acusó al gobierno de seguir políticas inequitativas de gestión del agua. (Tracy L. Barnett)

Todo comenzó en 2002, cuando el hombre que tomó los peajes para cruzar el histórico Puente Arcediano, el primer puente colgante en México y el segundo en toda América, les trajo una carta del gobierno al pequeño pueblo aislado. La carta decía que el gobierno planeaba construir una presa. Sin saber qué significaba o qué hacer al respecto, nadie le prestó mucha atención, excepto Guadalupe.

“Pasó el tiempo, un año o menos, cuando ya vimos que era más en serio, y empezaron a llegar más noticias, y decían, ‘A ustedes los van a sacar de aquí’’, dijo Guadalupe. “Entonces yo muy valiente empiezo a hacer una encuesta, con todos los familiares, sobre sí querían que los alojaran y todos decían que “no”, y plasmaba sus firmas en una hoja y esa hoja se me perdió, y yo de metiche empecé a meterme a esas cosas”.

Los residentes de Arcediano no estaban solos en su oposición. Grupos ecologistas y cívicos se opusieron a la presa por muchas razones, entre ellas la destrucción de un pueblo y una reserva protegida por el gobierno federal. Para empeorar las cosas, la severa contaminación industrial del río Santiago, que se propuso como una importante fuente de agua para la ciudad de Guadalajara.

“Fue un proyecto absurdo, ridículo, ilógico”, dijo María González, del Instituto Mexicano para el Desarrollo de la Comunidad, uno de los grupos cívicos que apoyaban la lucha contra la presa. “En un río que es altamente tóxico en una zona con conflicto social, donde las personas están enfermas y mueren por esta agua, fue para construir una presa para que la gente de la ciudad de Guadalajara pudiera usarla para su suministro de agua.”

Manuel Villagómez Rodríguez, ex representante estatal y fundador del Observatorio Ciudadano del Agua, calificó el proyecto completo de cuatro presas, tal como lo concibió el gobierno del estado de Jalisco y los intereses privados, “un monumento a la corrupción”.

“Es el error más grande que se ha cometido en estos 21 años por quienes piensan más en el negocio que es privatizar el agua … que en el interés colectivo”, escribió en su libro, Falacias del Proyecto de Abasto de Agua para Guadalajara.

Guadalupe Lara frente a su casa en Arcediano, México, antes de que fuera arrasada (foto provista)

En septiembre de 2002, Guadalupe escribió una carta al periódico expresando la oposición de la comunidad a la presa, y antes de darse cuenta, un equipo de noticias del Canal 4 llegó a su aldea, junto con representantes de una organización sin fines de lucro. Guadalupe leyó su carta al grupo y fue aplaudida rotundamente.

“Y luego comenzaron a decir:” Vamos a hacer que Lupita (su apodo) sea la presidenta de una organización”. Ella objetó, pero ellos insistieron. “Y me contestaron que era muy entrona, y que me lo iban a dejar a mí, quisiera o no, y me pusieron como presidente y con una mesa directiva”.

Fue entonces cuando comenzó su Calvario personal. Conducía arriba y abajo del cañón día tras día, asistiendo a reuniones y haciendo entrevistas. Comenzó a participar activamente en MAPDER, el Movimiento mexicano contra las represas y en Defensa de los ríos, por sus siglas en español. Ella viajó a Oaxaca y Puebla y otros estados donde la gente se oponía a las represas. Los políticos y empresarios detrás de la presa comenzaron a apuntar a ella como líder de la oposición. Los partidarios de la represa le dijeron que estaba siendo manipulada por Villagómez y otros oponentes para sus propios fines políticos.

Sentada a la mesa de su cocina en una subdivisión pavimentada con cemento en las afueras de Guadalajara, en el mismo departamento que Villagómez alquiló para ella hace 15 años, para apoyarla mientras tomaba la delantera en la lucha, y continúa hasta el día de hoy. Abrió las compuertas. a un diluvio de recuerdos.

“Lloré muchísimo, recé muchísimo, sufrí muchísimo, y todavía, todavía. Híjole, si a mí me volvieran a decir ¿volverías a encabezar otra lucha? No lo sé.

Ella comenzó a sufrir migrañas tremendas, pero las demandas de su tiempo continuaron aumentando. Mientras tanto, el gobierno envió funcionarios a la aldea para hablar con los residentes, ofrecerles dinero o comprar nuevas casas donde quisieran. A las personas se les dijo que no tenían otra opción, que tenían que irse, y que, si no aceptaban el dinero, se quedarían sin nada. La comunidad comenzó a volverse contra ella.

“Descubro que mis vecinos, de Arcediano, no tienen el suficiente valor y sí un pánico a los del gobierno, pensando que su palabra es palabra de Dios”, escribió Guadalupe en su libro de 2014, Yo vi a mi pueblo llorar: Historias de la lucha contra la presa de Arcediano. “He perdido la amistad con todos, pues dicen que los estoy hundiendo y que ya no los meta en mi lucha”.

La gente le decía que dejara de ser tonta. “Ya quítate, no seas mensa, ¿a poco piensas que le vas a ganar al gobierno?, Te pueden matar”, me dijeron.

“Dije, ‘Mira, para morir nacimos, y entonces ¿qué, ¿qué te preocupa pues?’”

Los representantes del gobierno y los reporteros le preguntaban periódicamente: “¿Cuánto quiere, señora? ¿No se quiere salir? “

Guadalupe respondería, cada vez más insistente: “Dije: ‘Mira, mi lucha no es por dinero, mi lucha es por mi tierra, por mi habitad, por mi dignidad, por la corrupción de estos gobiernos tan sucios, si fuera por dinero pues yo ya me hubiera ido.  Porque hubo un momento en que, si nos daban arriba de cien millones porque nos quitáramos, y yo les dije: No, yo no, yo quiero llegar a darle el fin a la lucha, bueno o malo, yo quiero llegar, tanto le dije que me quedé sin ser indemnizada, sin ser pagada mi tierra ni mi casa ni mi negocio”.

Guadalupe pasó su tiempo dividida entre la ciudad y su casa de ladrillo en el pueblo, rodeada de árboles frutales y flores, y trató de no escuchar cuando comenzaron los sonidos de la maquinaria: las excavadoras atravesando las colinas y las motosierras cortando los árboles.

“Los medios de comunicación vinieron casi todos los días a la barranca a mi casa, para recibir noticias, y mi familia me puso al frente. “Tú, andas de argüendera, de metiche, de política, ¡órale! Sal a los medios.

Bajo la presión constante de los representantes del gobierno, casi la mitad de las familias de la aldea firmaron sus casas y recibieron su dinero, y las excavadoras comenzaron a derribar las casas, una por una. Un día su hermana se acercó a ella y le dijo: “Ándale, Guadalupe, firmemos los papeles y terminemos con esto”.

El histórico Puente Arcediano, el primer puente colgante en México y el segundo en todo el hemisferio (precedido solo por el Puente de Brooklyn en Nueva York), fue destruido para la construcción de la presa. (Foto proporcionada)

Ella todavía se negó. Se fueron, y sus casas también fueron demolidas. Luego llegó el momento de la escuela, y luego la pequeña capilla, con la imagen enmarcada de la Virgen de Guadalupe, que siempre los había sostenido durante los tiempos difíciles. Y finalmente, un día, cuando ella se fue a la ciudad, arrasaron su casa también.

Un amigo llamó y le dijo al día siguiente. “Mira, yo sabía que eso iba a pasar, pero no sabía que me iba a doler tanto.”

No podía soportar ir a verlo, pero sus amigos le aconsejaron que debía hacerlo para presentar un reclamo. “No sé de dónde agarré fuerza, pero allá vamos; no, pues, sí, lo único que me encontré fue una virgencita de Talpa que ahí quedó, tirada.”

La madre de Guadalupe, que se mudó al departamento con ella, quedó devastada al ser desarraigada de su hogar de toda la vida. Ella desarrolló demencia poco después y no duró mucho. Muchos de los ancianos de su aldea sufrieron un destino similar después de mudarse a la ciudad, dijo, y personas de todas las edades sufrieron un trauma por el desplazamiento.

“Algunas personas murieron de tristeza”, dijo. Decían, “Esta no es mi casa, mi casa es la barranca, y vámonos”. Bueno ¿te imaginas? Ya no hay ni casas ni nada, pero llevaban en su corazón su tierra, sus raíces.”

A la mayoría de las familias se les ofreció el equivalente a $ 18,000 USD por su patrimonio familiar, suficiente para comprar una pequeña casa en la ciudad. “Y aparte de eso, ¿de qué ibas a vivir? Tú no eras preparado, no tenías estudios, no tenías nada. Entonces te sacaron a morir a los arrabales de Guadalajara”, dijo.

“Muchos todavía necesitan atención psicológica. Imagínese, los niños ya de años decían; mamá ya vámonos a la barranca ¿qué estamos haciendo aquí? Ellos querían regresar a su hábitat”.

Después de nueve años de disputas legales y políticas y más de 700 millones de pesos gastados (alrededor de $ 36 millones de dólares hoy), el gobierno de Jalisco decidió cancelar la Presa de Arcediano en 2009. La aldea de Arcediano para ese momento no era más que un baldío de escombros y densa vegetación.

Con el apoyo de Villagómez, Guadalupe inició un reclamo, que fue denegado por ser demasiado general, que había esperado demasiado tiempo para presentar una demanda y que le habían ofrecido una compensación antes, pero se había negado. Ella ha presentado un nuevo reclamo bajo el nuevo gobierno, pero es complicado, ya que está relacionada no solo con la presa Arcediano fallida sino con todo el complejo de cuatro presas, incluido uno que el gobierno actual todavía defiende, El Zapotillo. Hasta el momento, ella no ha recibido una respuesta.

“Guadalupe Lara es un monumento vivo de la dignidad humana, porque ella era la única persona (en Arcediano) que no se vendió”, dijo Villagómez. “Como mujer, ella es un gran ejemplo porque ha resistido las agresiones de tres gobernadores … y las críticas incluso de su propia familia. La sociedad le debe mucho (a Lara), y es frustrante que su lucha sea ignorada por las autoridades y también por aquellos que se benefician de su lucha al evitar la construcción de la represa Arcediano y darnos agua del río más contaminado de América Latina.”

En los años intermedios, Guadalupe ha continuado encontrando fuerza en su fe. “Yo no era una líder ni un gran personaje, sino solo una persona consagrada a Dios, y ahí fue donde encontré la fuerza y ​​el coraje”, dijo. “A veces, cuando el mundo está muy oscuro, muy nublado, cuando no puedes ver hacia adelante o hacia atrás, dices: ¡Dios mío, preferiría no existir más! No vayas a decir eso, me dicen, pero esos son tus momentos oscuros. Pero los consagrados son tentados por el mundo y por el diablo … Pero allí está Dios, y él te levanta, te protege, te libera, te da gracia, y así es como podemos seguir adelante “.

Lara ha prestado su apoyo a muchas comunidades que luchan contra megaproyectos de presas, en México y en otros lugares de América Latina. En particular, ella ha sido una gran defensora del pueblo de Temacapulín, actualmente luchando junto con otros dos pueblos programados para ser destruidos por El Zapotillo.

 “Siempre tratamos de compartir la lucha, que no les pase a ellos eso”, dijo.

González y Villagómez dicen que su papel fue clave para la eventual cancelación de la presa. Lara desafió la Declaración de Impacto Ambiental y ganó.

“Doña Lupita fue el corazón de la lucha”, dijo González. “Las otras organizaciones, académicos, colectivos, por supuesto, contribuyeron con otros elementos de nuestra experiencia o capacidad o conocimiento, pero lo que nos unió al territorio, la identidad, el amor por la tierra y la comunidad de Arcediano siempre fue Doña Lupita Lara”.

Tracy L. Barnett es la editora fundadora de El Proyecto Esperanza, una revista bilingüe en línea que cubre iniciativas de cambio social en las Américas.

Este articulo fue originalmente publicado en EarthBeat, un proyecto del National Catholic Reporter.

Guadalupe Lara, tercera desde la izquierda, sigue apoyando el movimiento para la democratización del agua. En marzo del 2019, asistió a una conferencia de prensa de IMDEC para el Día Internacional del Agua, criticando la extrema desigualdad en la distribución de agua por parte del gobierno. El Club de Golf Santa Anita, cuyo letrero sostiene Guadalupe, es uno de los mayores usuarios de agua en Jalisco, mientras que algunos residentes apenas tienen agua. (Foto de Tracy L. Barnett)


Arcediano Barranca de Huentitán Guadalajara Guadalupe Lara megaproyectos Presa de Arcediano Rio Santiago


Previous Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancel Publicar comentario

  1. Es muy importante que estas historias se publiquen , se difundan y sean del dominio público ,sólo así la ciudadanía podrá conocer no únicamente de la corrupción que existe en oficinas gubernamentales sino también de la lucha ,entrega y coraje que ciudadanos como Lupita logran hacer diferencia .Lucha y esfuerzo que no debemos ignorar .

    1. Hola Carlos, disculpa la demora. Llamé la señora y de hecho, sí: hay libros disponibles, y la señora le gustaría que la llames. Te escribo a tu correo para compartir su número.

  2. Hola y uufff que historia. Que rabia da el actuar del gobierno, se sienten dioses. Me interesaría adquirir el libro. Contácteme en mi correo.

  3. Yo recuerdo esos tiempos de los panistas que tanto daño hicieron a nuestra amada barranca, doña Lupita todo un ejemplo de lucha y perseverancia, solo lograron destruir el puente de Arcediano original y hacer una fea copia barranca abajo, malditos depredadores.