menu Menu
Sembradores del Agua 
Zapotecas del Valle luchan por la defensa de los acuíferos
By Diana Manzo Posted in Activismo, Agricultura, Agua, Mexico, Pueblos Indígenas on 22 marzo, 2019 9 Comments
El llamado de  los Mamos Previous La maternidad mapuche en tiempos de Benetton Next

San Antonino Castillo Velasco, Oaxaca, México — Hace 12 años en el verde Valle de Ocotlán, un grupo de hombres y mujeres de origen zapoteca veían morir sus cultivos de verduras y flores sin poder hacer nada. Una fuerte sequía parecía convertir su fértil valle en zona desértica. Pero a través de una técnica de captación de agua de lluvia, sembraron “pozos de absorción” y desde entonces, la vida ha resurgido en esta región oaxaqueña, gracias a los “sembradores del agua”.

Juan Justino Martínez González, Fundador de la Coordinadora de Pueblos Unidos por la Defensa del Agua, “Copuda”, trabaja en su siembra de flores. (Diana Manzo)

Mientras riega sus cultivos de cebolla usando la “técnica del goteo”, Emiliano hace memoria de aquellos años donde de sus parcelas nada florecía por la falta de agua que no llegaba ni de la lluvia y tampoco de los canales de riego debido a que, por esas mismas fechas, en el 2005, supieron que en esta zona existía un decreto presidencial de 1967, el cual establecía “una veda de agua” para uso agrícola que para acceder tenían que pagar hasta 24 mil pesos (aprox. $1,200 USD).

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) impuso una fuerte multa cuando continuaron usando el agua, así como tarifas eléctricas excesivamente altas por el uso de sus bombas de agua. La desesperación de ver morir sus cultivos y la falta solvencia económica para pagar originó que campesinos como Emiliano, Esperanza Alonso Contreras y Juan Justino Martínez González entre otros cientos más se organizaran y buscaran ayuda de Flor y Canto, una organización social que se dedica a la defensa de la vida y el territorio. A partir de entonces, nació la Coordinadora de Pueblos Unidos por la Defensa del Agua, o “Copuda”.

Ya organizados, los Sembradores del Agua junto con Flor y Canto que encabeza la defensora Carmen Santiago Alonso establecieron dos rutas para la defensa de los acuíferos en esta zona de los valles de Oaxaca. La primera fue capacitarse en la creación de pozos de absorción, por lo que acudieron al Museo del Agua en la ciudad de Tehuacán, Puebla. De su aprendizaje construyeron “ollas” o enormes estanques, donde acumulan el agua; son aproximadamente unas 20 actualmente y de enorme tamaño. También construyeron siete pozos como prueba piloto. Doce años después, son más de 300 pozos los que están sembrados en las parcelas del Valle de Ocotlán.

Carmen Santiago Alonso, defensora de la tierra y quién ha visto renacer los cultivos, resaltó que todo este proceso de germinación y nacimiento del agua es fruto de la organización de los pueblos, quienes han sembrado agua por el simple amor al campo y a los saberes comunitarios. (Diana Manzo)

La segunda acción que emprendieron los campesinos fue de tipo legal en el 2011, cuando demandaron a la Conagua ante el Tribunal Superior de Justicia Fiscal y Administrativo por interponer altos cobros sin que existiera una consulta conforme al Convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo. Dos años después, en el 2013, el Tribunal resolvió a favor de la Copuda y ordenó realizar la consulta indígena a las 24 comunidades en la zona.

El proceso de consulta es “el único que se ha hecho en México para la defensa del agua,” según explica Carmen, una de los pioneros en todo el país en que se realiza una consulta indígena conforme al Convenio 169 del OIT. Se encuentra actualmente en la fase cuatro — “la consultiva” — y según los campesinos la esperanza es que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador “levante el decreto de veda,” dice Carmen, y se convierta a esta región del Valle de Ocotlán en “Zona reglamentada”, porque la Ley de Aguas Nacionales avalada por el gobierno de Enrique Peña Nieto es “violatoria” a sus derechos humanos.

Ahora la espera está en que el gobierno mexicano realmente cumpla su palabra al término de la consulta y así levantar el decreto y veda y crear el “reglamento de la micro región Niza” para el valle de Ocotlán.

“Esperamos que al finalizar la consulta el gobierno respete la voz de los pueblos de la COPUDA que durante muchos años hemos luchado por que el agua sea libre, aquí sembramos agua bajo una técnica comunitaria, la colectamos para nuestros cultivos, para que exista vida, solo eso queremos, vivir libres y respetados”.

Diana Manzo, reportera zapoteca desde hace 14 años y aprendiz de la vida. Crítica y soñadora, le gusta leer y contar historias que generen armonía y paz. Su mayor sueño es seguir aprendiendo y escribiendo de mujeres, medio ambiente, migración y la cultura indígena.

Este reportaje se publica también en Intercontinental Cry.

Carmen Santiago Alonso Carmen Santiago Alonso COPUDA derechos al agua Flor y Canto Juan Justino Martínez González Oaxaca


Previous Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancel Publicar comentario

  1. Qué entusiasmo me da conocer este trabajo de Sembradores de Agua en Oaxaca, excelente ejemplo de lucha legal y con ecotécnias. Mucho éxito tendrán en levantar la veda!

    1. Así es, Dra. Ruiz – una combinación poderosísima, como bien sabes del trabajo de ustedes con el maíz. Muchas gracias por tu comentario y esperamos tu próxima colaboración!

  2. Se capacitaron en la creación de pozos de absorción, FELICIDADES!!!, ojalá exista cada vez mayor gente que nos capacitemos en varias áreas!!!

    1. ¡Ojalá que sí! Hay mucha urgencia… lo bueno es que hay gente con mucho conocimiento al respecto. Lo malo es que los gobiernos, que controlan los recursos, no les hacen mucho caso. ¡Tenemos que cambiar eso!

  3. HERMANA CARMEN SANTIAGO ALONSO Y HERMANOS DE “COPUDA”: DESDE EL SITIO DE LOS TRES TIEMPOS, EN UN MISMO ESPACIO: PRIMERO TLATOANAZGO DE AZTLAN ( TIEMPOS INMEMORIALES AL 20 DE SEPTIEMBRE DE 1530, IDIOMA NÁHUATL); LUEGO COMUNIDAD INDÍGENA DE AZTATLÁN ( DEL AÑO 1694 AL 13 DE MARZO DE 1918, HABLANTES NÁHUATL) Y HOY EJIDO DE SAN FELIPE AZTATÁN,( MESTIZADO),MUNICIPIO DE TECUALA, ESTADO DE NAYARIT, MÉXICO (DEL 14 DE MARZO DE 1918 A LA FECHA), LOS ABRAZAMOS CON AMOR Y NOS SENTIMOS ORGULLOSOS Y SOLIDARIOS DE SUS LUCHAS POR EL TERRITORIO, LA MADRE TIERRA, EL AGUA, LOS VIENTOS Y EL PADRE SOL, POR LA VIDA EN ESTE PLANETA Y POR SU GRANDEZA CÓSMICA..NUESTRA SABIDURÍA ANCESTRAL ESTÁ MUY POR ARRIBA DE CUALQUIER TECNOLOGÍA Y HECHURAS JURÍDICAS QUE DESDE HACE QUINIENTOS AÑOS HAN TRATADO DE DESTRUIRNOS..EL SEXTO SOL NOS ILUMINA Y LAS ENERGÍAS DEL UNIVERSO NOS PROTEGEN.

  4. Buenas tardes, les escribo desde Chile y soy Director de Arte de un medio de comunicación, http://www.paginav.cl, que ya va en su 5ta edición, digital e impresa. En esta 6ta edición, como en las cinco anteriores hemos dedicado parte de los contenidos en colaborar con la puesta en valor de los esfuerzos desarrollados por nuestros pueblos originarios presentes en nuestro territorio, en esa línea es que incluiremos el trabajo desarrollado para quebrar con el ciclo de sequía, enajenación del recurso y sobre explotación de las fuentes de agua y quisiéramos poder compartir en nuestra páginas experiencias desde otros territorios donde el esfuerzo comunitario también es parte de este impulso por regenerar y robustecer la lucha por el agua.
    Agradeciendo su atención les dejo nuestras plataformas digitales para que puedan revisar nuestra linea editorial y la propuesta emática que hemos venido desarrollando.

  5. Excelente trabajo Carmelita, ese conocimiento y experiencia se debe expandir per todos los rincones de nuestro territorio donde vastas áreas de terreno han sido abandonadas por nuestros hombres que se ha ido al norte abandonando a sus familias y perdiendo su identidad.