menu Menu
Amor y residuos a bordo de un autobús llamado Hogar
El viaje de una familia para iniciar un cambio de paradigma de permacultura
By Cara Judea Alhadeff Posted in Educación alternativa, Cambio social, Permacultura on 18 febrero, 2021 0 Comments
Monos alcanzando la luna: una fábula ambientalista para nuestros tiempos Previous La 4T en el contexto mundial Next

En referencia a la Guerra de Vietnam y los “Papeles del Pentágono” del presidente Nixon, el denunciante Daniel Ellsberg, acusó: “Lo escuchan, aprenden de él, lo entienden y proceden a ignorarlo”. Tanto mi vida personal como profesional se centran en cómo podemos reinterpretar la “información” para incorporar nuestras interdependencias. ¿Cómo podemos aprender a decodificar lo que se nos dice que es “verdad transparente”? ¿Cómo podemos educarnos a nosotros mismos y a nuestros hijos para que no den nada por sentado, para filtrar la gestión de la percepción y lo aparentemente evidente a través de relaciones culturales, históricas y ecológicas, para desaprender lo que creemos saber y debatir las diferentes perspectivas?

Cuatro entregas, de enero a abril de 2021, incluirán mi discusión política personal sobre las raíces y las implicaciones de las soluciones percibidas a la crisis climática y el racismo ambiental. Veremos cómo estas soluciones pueden sustentar involuntariamente la devastación ecológica y las desigualdades de riqueza global, desviándonos de hecho de establecer infraestructuras regenerativas a largo plazo. A medida que desplegamos las posibilidades de un “cambio de paradigma de la permacultura”, exploraremos las implicaciones de las cadenas de suministro que hacen superfluos a determinados seres humanos (Hannah Arendt). Cuando la autoinvestigación radical converge con los mecanismos de infraestructura y el apoyo institucional, podemos comenzar a desarraigar los cimientos de nuestra cultura de consumo de desechos industriales: nuestro fascismo internalizado (Michel Foucault). Podemos comenzar a actualizar soluciones simbióticas y biofílicas a medida que hacemos la transición de nuestra cibercultura adicta al petróleo, a los productos farmacéuticos, a una economía biocéntrica.

PARTE 1

Love Bus en circulación. Vea esta galería de fotos sobre el proceso de conversión del autobús en un hogar. La historia de este viaje de adaptación familiar se desarrolla en las partes II, III y IV. (Foto proporcionada por la autora).

Migración

En busca de un hogar que pudiera apoyar mis ardientes valores para la educación de mi hijo, Zazu y yo habíamos estado viviendo en comunidades intencionales fuera de la red desde California hasta Nueva York. Incluso entre las subculturas supuestamente radicales, encontramos principalmente burbujas de padres y activistas que profesan la sabiduría indígena, pero que están inconscientemente arraigados en la cultura de conveniencia materialista. Estaba lista para comenzar una nueva vida, y ahí conocí a Rob…

Zazu y yo vivíamos en EcoVillage Ithaca. Me enteré del trabajo de Rob como científico de murciélagos y ecologista defensor de la biodiversidad y lo invité a ser uno de los oradores en mi panel sobre científicos que usan la narración como una forma de catalizar la acción para el cambio social, el tema de mi libro de justicia climática, Sueños de Zazu: entre el escarabajo y el escarabajo pelotero, una fábula cautelosa para la era del antropoceno (Eifrig Publishing, 2017). Entre sus tiernos murciélagos y nuestros aparentemente “demasiado radicales” ideales compartidos sobre el mundo en el que queremos que crezcan nuestros hijos, Rob y yo reconocimos nuestro hogar uno en el otro: nos enamoramos. Pero tendríamos que esperar a que nuestras vidas entraran en acción. Él estaba profundamente arraigado en Michigan con Georgia y Madison (las hijas de Rob), su carrera y Mac (su perro de servicio Golden-Doodle rescatado y cuidador de murciélagos); y Zazu y yo ya teníamos planes de mudarnos a la comunidad de covivienda de Wild Sage en mi ciudad natal Boulder, Colorado, una continuación de mi investigación sobre alternativas a las economías normativas que generan desechos. Habían pasado 30 años desde que vivía en Boulder, y ahora encontré su pretensión de conciencia ambiental, desafiada por cada familia de dos Prius conduciendo por mini autopistas que alguna vez habían sido caminos transitables.

Vivir esta duplicidad se agravó con el dolor de estar enamorada y tan lejos. Zazu y yo dejamos nuestras queridas Montañas Rocosas y nos mudamos a nuestra nueva familia en Pontiac, cerca de Detroit.

Plaga Urbana

A cambio de un alquiler gratuito, nos comprometimos a trabajar en la reconstrucción de una casa histórica que iba a ser demolida. Esta estructura de 100 años, junto con muchos de sus vecinos, fue identificada oficialmente como parte de la epidemia de “plaga” que arrasa Detroit. Ya conoce la escena: casas abandonadas a las que les falta revestimiento y ladrillos desmoronados; Puertas voladas, ventanas tapiadas, sin prevenir a los ocupantes ilegales, personas y vida silvestre (incluidas las marmotas, ¡nunca imaginé que las marmotas vagaran por las calles de Detroit!); techos doblados, porches hundidos, canaletas faltantes, pintura descascarada y aislamiento; fragmentos de vidrio, llantas, latas de cerveza, heces y otros escombros que ensucian los patios delanteros y los caminos de entrada; conchas vacías oscurecidas por la maleza y la negligencia. Resulta que a nivel local hay 50.000 (algunos estiman el doble) casas abandonadas afectadas por la plaga. Si una estructura se ajusta a la evaluación de abandono e inutilidad de la ciudad, la ruina se considera el siguiente paso antes de que se programe su demolición.

Zazu y yo ahora combinamos dos extremos, pasando de Boulder a Pontiac, de “Zero Waste” a cero pretensiones; la capital del mundo al aire libre (sy) a la capital mundial del automóvil. De vuelta en Boulder, casi todos los fines de semana Zazu y yo íbamos a eventos, anunciados como festivales de “Zero Waste”. Estos festivales de música, arte, etnias específicas y “ecológicas” dejaron a su paso cantidades impactantes de basura. Luego, en Pontiac, los adultos y los niños dejaban caer descuidadamente su bolsa de Doritos vacía o la lata de JOLT en la acera mientras caminaban. No hubo ni una fiesta con conciencia ambiental. Sentí alivio; parecían desconocer el juego del lavado verde y, en cambio, simplemente se regían por el atractivo del monocultivo de conveniencia. Habíamos escapado de la hipocresía del ecocapitalismo de Boulder.

La burocracia y la crisis de la vivienda institucionalmente racista y clasista

Trabajamos duro para completar la casa antes del invierno. Mantuvimos nuestra ética ecológica tanto como pudimos mientras abordamos las demandas de nuestro arrendador utilizando métodos de construcción convencionales: 2’x4, paneles de yeso, madera contrachapada, plomería, cableado, aislamiento en aerosol, adhesivo de construcción, acabados y pinturas tóxicos, enchufes eléctricos de plástico. plástico todo. Seguimos las reglas de la ciudad, pero aún así recibimos “No aprobado”. El sentimiento fue mutuo. Saqué a Zazu de la escuela después de solo dos semanas; No pude navegar por los procedimientos punitivos de la escuela, recompensas de dulces si los niños no se golpeaban entre sí, instrucción por video, pocas ventanas, recreo escaso, “comida” gratuita miserable proporcionada por el gobierno y muy poco material enseñado porque los niños pasaban la mayor parte del tiempo esperando a que los demás prestaran atención. Lejos de las habilidades esenciales, los programas de aventuras al aire libre y las escuelas forestales, esta fue la primera experiencia de Zazu con la educación pública.

Pensé que la escuela Pontiac, irónicamente llamada así por Walt Whitman, habría sido un extremo opuesto a la progresiva en Boulder, la única escuela de “naturaleza” que pude encontrar en toda el área de Boulder / Denver. Pero, en realidad, ambos eran un espejo distorsionado que reflejaba las mismas adicciones insostenibles: todos conducían automóviles, confiaban en los desechables, dividían nuestro mundo natural de nuestra vida cotidiana y la educación de niños y adultos.

Y así continuó nuestra búsqueda.

Love Bus en proceso de conversión. Vea esta galería de fotos sobre el proceso de conversión del autobús en un hogar. La historia de este viaje de adaptación familiar se desarrolla en las partes II, III y IV. (Foto proporcionada por el autor).

Este artículo fue publicado originalmente en Mother Pelican

ACERCA DE LA AUTORA

Cara Judea Alhadeff, PhD, es una académica / activista / artista / madre cuyo trabajo involucra la teoría encarnada feminista, y ha sido objeto de varios documentales para la televisión pública internacional y el cine. Además del aclamado por la crítica Zazu Dreams: Between the Scarab and the Dung Beetle, A Cautionary Fable for the Anthropocene Era (Eifrig Publishing, 2017), sus libros incluyen: Viscous Expectations: Justice, Vulnerability, The Ob-scene (Penn State University Press, 2014) y Climate Justice Now: Transforming the Anthropocene into The Ecozoic Era (Routledge, de próxima publicación). Ha publicado decenas de ensayos interdisciplinarios en revistas / antologías de ecoalfabetización, justicia ambiental, epigenética, filosofía, estudios de performance, arte, género, sexualidad y estudios étnicos. Sus prácticas pedagógicas, su trabajo como directora de programas de Judíos de la Tierra, la crianza y el compromiso con la economía solidaria y la ética social-ecológica vivida están íntimamente ligadas. Sus fotografías / actuaciones han sido defendidas por organizaciones de libertad de expresión (Electronic Freedom Foundation, Artsave / People for the AmericanWay y ACLU), y se encuentran en numerosas colecciones, como San Francisco MoMA, Berlin’s Jewish Museum, MoMA Salzburg, Austria Kinsey Institute for Research in Sex, Gender, and Reproduction, e incluye colaboraciones con coreógrafos, compositores, poetas, escultores, arquitectos y científicos internacionales. Cara es ex profesora de Performance y Pedagogía en UC Santa Cruz y Filosofía Crítica en el Global Center for Advanced Studies. Ella enseña, actúa, es padre y vive una vida creativa sin desperdicios. Siempre está dispuesta a colaborar con otros activistas, académicos y artistas de otras disciplinas. Si está interesado, comuníquese con Cara por correo electrónico a [email protected] o a través de sus sitios web, Cara Judea y Zazu Dreams. Consulte también este artículo: Los pioneros de la ecología social regresan a Nederland.

Últimas entradas de Cara Judea Alhadeff (ver todo)


Previous Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancel Publicar comentario